Afina Ochmann temporada de ‘Señor de los cielos’

El mexicano continuará con su rol principal en la serie, en la que dice "será más maldito".
El actor ha encontrado un personaje muy significativo en su carrera.
El actor ha encontrado un personaje muy significativo en su carrera. (Especial )

México, DF

La tercera temporada de 'El señor de los cielos' encuentra a Chema Venegas y Mónica Robles convertidos en padres, pero el hecho de que una vida dependa de ellos no los ha suavizado para nada.

"Está más maldito que en la (temporada) dos, pero con estos toques humanos por la paternidad, esto de la paternidad le viene a dar otro sentido al Chema", dijo el mexicano Mauricio Ochmann, quien interpreta al líder narcotraficante que rivaliza con Aurelio Casillas, 'El señor de los cielos'. "Te das cuenta que es un matiz que le da cierta ternura al personaje pero luego se vuelve más Maquiavelo, porque de repente lo ves en una balacera o haciendo sus maldades, pero de repente cuidando al bebé para que no le pase nada".

En el caso de Robles (interpretada por Fernanda Castillo), el hecho de ser madre le hace ser cada vez menos dependiente de su eterno amor, El señor de los cielos (Rafael Amaya).

"La vuelve más fuerte y aprende a poner límites en su vida, a pesar de ser una mujer que sigue muy enamorada de ese primer hombre", dijo Castillo a The Associated Press en una visita reciente a una de las locaciones donde se graba la serie de Telemundo, que estrena temporada el próximo martes.

"Va a ser una mujer que diga ya no, hasta aquí y hay muchos hombres en el mundo", agregó Castillo.

Esta nueva faceta fuerte de Robles dista mucho de la relación de codependencia que ha tenido con Aurelio.

"Es férrea defensora del rollo femenino y me encanta cada vez que tengo que decir esos textos porque yo, Fernanda, los creo también, me sale con ganas", dijo la actriz.

Por su parte, Venegas sigue sufriendo su relación pasional con Rutila Casillas, la hija de Aurelio con la que procreó a su hijo, después de que la propia Rutila lo sedujera para vengar la muerte de su madre en manos de El señor de los cielos.

"Esta relación de un amor enfermo y de un deseo carnal mezclado con el ego de decir 'es la hija de mi competencia' es una cosa ahí muy enferma, muy loca", apuntó Ochmann desde una casa a la que llega a resguardarse Chema tras una balacera y un enfrentamiento "caótico".

La tercera temporada se sitúa en 2012 y presenta momentos crudos de la historia reciente de México, en los años en los que la llamada guerra contra el narcotráfico dejó el mayor número de muertes por este fenómeno.

"Me gustaría que estuviera más cerca de la realidad todavía", dijo Castillo. "Cuando yo entré a este proyecto hace dos años y medio algo que me pareció muy atractivo fue que era un reflejo muy claro de qué ha pasado en el país".

"Me parece muy interesante poder decir 'si cambias tus decisiones, si pones más atención, puedes cambiar tu futuro'. El narcotráfico no sería lo que fuera si no existieran los gobiernos corruptos que lo apoyan, si no fuera un negociazo para todo el país", agregó.

La producción considera las posibilidades de una cuarta temporada. Por lo pronto, Ochmann impulsa su escuela de actuación, Mauricio Ochmann Acting Studio en Los Angeles, y se mantiene feliz con la actriz y modelo Aislinn Derbez.

"Después de casi 11 meses de relación estamos dando el siguiente paso y ya estamos empezando a vivir juntos", apuntó.