Muestra de ‘Mad Men’ llega a museo neoyorquino

En la exposición se exhiben una colección de cientos de objetos de utilería, docenas de trajes, dos escenarios tamaño real y montones de notas de la serie.
El escenario de esta serie fue colocado como el original.
El escenario de esta serie fue colocado como el original. (AP)

Nueva York

No hace falta ser un fanático de 'Mad Men' para disfrutar de la muestra 'Matthew Weiner's Mad Men' en el Museum of the Moving Image de Nueva York.

Esta colección de cientos de objetos de utilería, docenas de trajes, dos escenarios tamaño real y montones de notas y guiones de la gloriosa serie dramática de AMC seguramente emocionará a todos los fans de la serie, que se aprestan a ver los últimos siete episodios a partir del 5 de abril.

Pero más allá de cualquier escalofrío que pueda causarles entrar a la sagrada oficina del publicista de los años 60 Don Draper tras haberla visto tantas veces en pantalla, la exhibición es más que un espectáculo enfocado en la TV. Es un mundo recuperado de la tradición cultural norteamericana congelado en el tiempo hace medio siglo.

¿Cuándo fue la última vez que viste una libreta de ahorros S&H con sus sellos verdes? Podrás ver un par entre los muchos objetos de utilería que conforman la cocina de Don y Betty Draper, en Ossining, Nueva York (trasplantada al museo desde el estudio en Los Angeles donde se rodó la serie, al igual que la oficina de Don). Vuelve luego la mirada, más allá de la botella de detergente líquido Lux sobre el fregadero y los muñequitos de cerámica en el revestimiento de la pared a la mesa de la cocina, donde una lista de compras incluye una lata de guisantes, crema para batir y margarina.

Contemplar esta escena íntima, que parece tener vida aun en la ausencia de sus residentes ficticios, puede hacerte sentir como un total voyerista.

¡Y no olvides que no se puede fumar bajo techo! Entre los objetos curiosos hay una máquina expendedora de cigarrillos de alrededor de los 60, numerosos ceniceros y el encendedor totémico de Don, la pitillera de Betty y cajetillas de cigarrillos mentolados Salem. En una pared hay anuncios publicitarios de la agencia de Don, como 'Te encontraremos donde sea. Hilton' y 'Relájate. Lucky Strike'.

Como muestra de los detalles minuciosos que caracterizan la serie, observa la edición de TV Guide en el desordenado escritorio de una secretaria: un sello indistinguible de la verdadera revista con la dirección de 'Sterling Cooper & Assocs' en la Avenida de las Américas en Manhattan, en letras demasiado pequeñas como para haber sido capturadas por la cámara.

'Matthew Weiner's Mad Men' (un título que le confiere el crédito apropiado al cerebro de la serie) tomó un año de trabajo, según la curadora Barbara Miller, quien habló con gratitud de la colaboración de Weiner y sus colegas con el museo, aun cuando les dieron la libertad de hacer lo que querían.

El museo no quería tan solo mostrar un montón de artefactos, dijo Miller. Quería destacar el proceso creativo de la serie, que comenzó mucho antes de que se diseñaran sus platós y sus vestuarios y que las cámaras comenzaran a rodar.

Pensando en eso, la exhibición revive la sala donde los escritores de 'Mad Men', durante siete temporadas, produjeron narrativas y guiones.

Los seguidores de 'Mad Men' recordarán una escena clave de la temporada pasada, resumida en una pizarra de ese salón: 'Roger termina y dice que nada debe cambiar, excepto que todos nos haremos ricos... Joan dice, ¿Cuán ricos? Él le dice el número y lo somete a votación. Todos votan que sí, incluida Joan. Superado en cantidad, Cutler vota que sí. Cutler: Eso es mucho dinero'.

Hasta allí llegó la acción. 'Mad Men' termina para siempre el 17 de mayo. La exhibición estará abierta hasta el 14 de junio.