Reagrupación, la clave de Games of Thrones

Liam Cunningham, quien encarna a Ser Davos Seaworth, aseguró que en esta cuarta temporada de la serie de HBO, las alianzas serán fundamentales.
Liam Cunningham encarna a Ser Davos Seaworth.
Liam Cunningham encarna a Ser Davos Seaworth. (Especial )

México

Entre intrigas, misterios y de nuevo una gran dosis de acción, llegó a las pantallas de HBO, la cuarta temporada  de ‘Game of Thrones’, la serie que ha sido un parteaguas en las historias épicas de  la televisión.

El actor Liam Cunningham, quien encarna a Ser Davos Seaworth, verá un crecimiento en la serie; tras perder el favor de su jefe, Stannis Baratheon, y que Melisandre, la Sacerdotisa Roja, le perdonara la vida, el mejor conocido como Onion Knight verá como las intrigas forman nuevas alianzas.

“En el comienzo de la cuarta temporada, Melisandre se dará cuenta que la amenaza no vendrá de Lannister, de la Batalla de Blackwater, siente que vendrá de otro lugar. Davos será necesario. Entonces, lo que vemos en la cuarta temporada es a esa gente reagrupándose. A lo largo de la temporada, Melisandre, Stannis y yo participaremos en varias misiones”, dijo Cunningham, en entrevista concedida por HBO.

Según Liam este avance significó “en términos dramáticos, la carga de trabajo más liviana que tuve, pero con más impacto a medida que la serie avanza. Con la derrota en la Batalla de Blackwater y sus consecuencias, nuestra misión es, obviamente, volver y reafirmar nuestra autoridad. Todo llega a situaciones límite cuando la temporada se va acercando al final”.

Para el actor su personaje es casi como “un televidente que fue colocado en el medio de la historia. Es un sujeto simple que se ve metido en un nido de víboras, y eso es lo interesante, porque hace que pienses: ‘¿Qué haría yo?’, sobre todo cuando Stannis se enoja con él, porque no logra lo que quiere.

“No le desea ningún mal a Davos, es todo una cuestión estratégica. Pero Davos tiene honor y principios, una herencia de su origen humilde. Es siempre así, intenta basarse en esos principios en un mundo donde faltan principios. Ese es en realidad su dilema ético, algo que es muy interesante de interpretar”, finalizó Cunningham.