Entrega y disciplina, el éxito de "Dance Moms"

Abby Lee, la coreógrafa de Maddie Ziegler, la bailarina clásica más popular de estos tiempos, estrena estudio en Los Ángeles, mientras  realiza la quinta temporada de su "reality show".

Los Ángeles, enviada

No ha importado que Vogue Japón en su número de junio la haya nombrado como estrella naciente ni que un videoclip donde aparece, alcance los 761 millones de visitas; para la joven bailarina Maddie Ziegler una indicación de Abby Lee, su profesora y coreógrafa, es más importante  en su carrera.

Por ello Maddie se entrega en cuerpo y alma a las clases y a los ensayos para mantenerse dentro de la compañía de Danza Abby Lee Elite Team Competition.

“A todas se les exige que sean las mejores, no hay diferencias entre las alumnas. Cada una tiene un potencial y hay que mostrarles cómo desarrollarlo. Aquí, en esta academia, el éxito está en la entrega y en la disciplina”, señaló Abby Lee en su nuevo estudio en una de las principales avenidas de Los Ángeles, mientras desempaca las cajas de ropa con su logotipo, trofeos y otros objetos decorativos para la sala rosa que, ante lo común del paisaje de las calles angelinas, se ve como una entrada al ensueño.


Con cuatro temporadas transmitidas en Latinoamérica y una más a punto de concluir en Estados Unidos, Dance Moms sigue siendo un reality donde se muestra el rigor en la enseñanza y su consecuencia, bajo la tutoría de la rígida Lee, en donde niñas talentosas se van convirtiendo en estrellas.

A Abby no le importa que en estas temporadas se haya enfrentado con momentos tensos, mamás problemáticas, jóvenes cuyo talento se ha opacado por el ego o un cambio de ciudad, radical, de Pittsburgh a Los Angeles como ahora; pues para Lee su método sirve y la prueba está en que sus alumnos se encuentran esparcidos en Broadway, canales infantiles e industria del entretenimiento, como el caso de Maddie Ziegler.

“Hemos impulsado en esta academia a muchos alumnos que ahora están en los grandes teatros, en el entretenimiento. Aún desde que estaba en Pittsburgh porque el concepto nació en esa ciudad. Allá había niños que encontraban un refugio en la compañía; aquí vemos alumnos que han estado en otras academias y están más familiarizados con la fama, pero aquí lo más importante sigue siendo su compromiso consigo mismos

“Aquí (En Estados Unidos) la gente está acostumbrada a no disciplinar a los niños, lo que después se convierte en un problema. Las mamás y los papás están aterrorizados para mostrarles lo que está bien y lo que está mal. Luego quieren corregirlos cuando ya llegaron al coche, cuando ya hicieron otras miles de cosas incorrectamente. Yo no tengo miedo de ser firme con mis alumnos”, destacó Abby.


Maddie Ziegler, de 13 años,  ha sido una de las participantes que además de sus proyectos independientes, como el que tuvo con la cantante Sia, mediante los videos  “Chandelier”, “Elastic Heart” y “Big Girls Cry”; se mantiene como una de las historias centrales con más fuerza en Dance Moms, donde también se involucran  su hermana, Mackenzie; y su mamá, Melissa Gison. 

La coreógrafa

Abby Lee obtuvo el gusto y amor por el baile gracias a que su madre, Maryen Lorrain Miller, que poseía siete estudios de danza en Miami, Florida.

Además de tomar clases en los estudios de su madre, también fue a Girl Scouts, acudía a clases de clarinete, hizo patinaje sobre hielo, estuvo en el equipo de natación y en el club de esquí en invierno. 

A los 13 años inició su carrera como coreógrafa de danza, y en 1980 procedió a abrir Abby Lee Dance Company a los 14 años de edad.