Dan Trachtenberg va de lo intimidante a la satisfacción

El cineasta habla sobre lo divertido que fue realizar este thriller, pero también confiesa el terror que sintió al inicio cuando sabía que encabezaría Avenida Cloverfield 10.
Dan Trachtenberg es el director de la cinta Avenida Cloverfield 10.
Dan Trachtenberg es el director de la cinta Avenida Cloverfield 10. (Paramount Pictures.)

México

La claustrofobia es uno de los temores obsesivos por excelencia que llegó a percibir el cineasta Dan Trachtenberg cuando vio terminada su película; sin embargo, confesó que al principio fue intimidante saber del proyecto que estaba por encabezar y que era estrictamente supervisado por J. J. Abrams.

El director de la película Avenida Cloverfield 10 aseguró que era una gran responsabilidad ser la persona quien daría continuación a una saga que se está desarrollando, pero gracias a la confianza que le dio el equipo pudo desarrollarla.

"Hacer algo de esta escala como mi primera vez era intimidante al inicio del proceso, pero la manera en que se desarrolló la filmación se dio de manera muy orgánica y tuve el apoyo de todo el equipo y de los grandes actores que participaron. Se volvió muy divertido", comentó en entrevista telefónica.

El realizador cuenta que en el set hubo una camaradería entre los actores Mary Elizabeth Winstead, John Gallagher y John Goodman, quienes pasaron varias horas filmando en conjunto para ofrecer una historia diferente a la original.

"Los eventos que están aquí no corresponden a los de la original, pero está muy conectada en el tono y también en el género. Las dos son muy escalofriantes, pero también divertidas", explicó.

Para la realización, Dan mencionó que tuvo en algunas ocasiones la guía de J.J. Abrams, quien funge como productor y a quien dijo admira por todo el trabajo que ha hecho a lo largo de su carrera.

"En el proceso me ayudó y especialmente al final había varias secuencias en las que estuvo muy al pendiente y me encaminó a realizar grandes resultados", expresó Trachtenberg.

Entre escapar o esconderse, el director de la cinta duda en elegir; no obstante, destacó que la parte más divertida de todo el proceso fue cuando se buscaba sentir al espectador esta forma claustrofobia que sufren los protagonistas.

"Estar adentro era muy divertido, fue mi parte favorita cuando hicimos la película. Una vez me quedé sin voz porque me enfermé y tuve que dirigir así con la ayuda de todos. Son experiencias que nunca voy a olvidar", sentenció.