Concientizan sobre los "Kilos mortales"

La serie Incluirá casos de ocho mexicanos con obesidad; el objetivo, la prevención.
El médico guía es José Bandera.
El médico guía es José Bandera. (Cortesía)

México

Margarito ronda el medio siglo de edad, es taxista y hace tiempo atravesó por un divorcio y se distanció de su familia; en 15 años aumentó significativamente su peso y ahora sobrepasa los 200 kilos, lo que lo tiene al borde de la muerte y como uno de los protagonistas de la versión mexicana que realiza Discovery Channel de Kilos mortales.

En nuestro país, la versión estadunidense de la producción televisiva ha alcanzado el éxito gracias a que muestra el proceso clínico de personas con sobrepeso que deciden someterse a una operación quirúrgica.

Teniendo en cuenta las estadísticas de obesidad en nuestro país, el canal decidió probar con una versión nacional que incluirá casos como el de Margarito.

“Creemos que para Discovery es importante tener este programa en México, sobre todo ayudar al tema. El casting lo hizo producción y queríamos tocar a personas de diferente sexo y diferente nivel socioeconómico; se hicieron pruebas y ellos eligieron los casos más fuertes y que pudieran tener beneficio y esperanza”, explicó Jesús Grovas, director de comunicación de Discovery.

En total serán ocho historias americanas y ocho mexicanas alternadas en ocho episodios, las que se transmitirán los miércoles a partir de esta noche.

Los casos nacionales fueron tratados por el doctor José Bandera Quijano, quien resalta la importancia de que la audiencia se concientice de la dimensión del problema.

“Se pensó que los casos fueran representativos, que toda la gente que vea el programa se pueda identificar porque hay diferentes grados de obesidad. Con Margarito hubo varias entrevistas antes de llevar las cámaras, porque es clave que alguien te abra la puerta.

“Mucha gente que tiene un problema de obesidad no quiere compartir, porque cómo vas a estar a gusto si te están viendo muchísimas personas. Por eso estamos muy agradecidos con la gente que ha querido cooperar porque es parte de la concientización del problema tan grande que hay de obesidad”, explicó Bandera.

Mientras que los casos americanos mostrarán un avance significativo en el tratamiento;  de los mexicanos solo se enseñará la primera fase; sin embargo, el seguimiento continúa con posibilidades de ser mostrado en una segunda temporada.

Cabe destacar que el costo del tratamiento corre a cargo de cada paciente y la televisora solo otorga un sueldo por aparición en pantalla.

“El objetivo es dar seguimiento a largo plazo, pero eso no depende del canal, sino del paciente, porque si bien algunos entran a cirugía, no es magia, tienen que hacer cambios radicales en su vida para lograrlo”, explicó.

La mayoría de los casos mostrarán que la obesidad fue causada por depresión o surgió después de algún fuerte conflicto emocional, por lo que el especialista agregó que en los pacientes a su cargo se recomendó un tratamiento psicológico simultáneo.

“Tiene que haber una valoración psicológica, una bajada de peso antes de llegar a la cirugía para asegurarte de que haya un apego, porque no puedes someter a un paciente a un riesgo tan grande para que no funcione; aún así hay muchos que no funcionan porque no cambian su manera de comer.

“Muchas veces son desordenes alimenticios desde niños, las calorías que tu ingieres, si no las quemas se guardan, esa es toda la ciencia de la obesidad”, explicó, adelantando que Margarito se operará en el hospital Rubén Leñero, uno de los hospitales más recomendables del país junto con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición. 

Más de la obesidad

México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil.

Es el segundo en obesidad en adultos, precedido solo por Estados Unidos.

Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición indican que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad.

Hay 70 por ciento de adultos con sobrepeso.

Muchas de las enfermedades son causadas por la obesidad.

La diabetes tipo 2 tiene su origen principal en la obesidad.

Un niño que es obeso tiene una mayor probabilidad de serlo  cuando crezca.

Las posibilidades de ser obeso se reducen en un niño que cuida su alimentación desde los primeros años.