Exhortan a SACM y Omar Suárez a conciliar para reanudar "Amor eterno"

Ricardo Monreal explica las razones por las que la delegación clausuró el teatro San Rafael; el productor asegura que el permiso que tiene es fidedigno, confía en que la obra seguirá.

México

Después de la clausura del Teatro San Rafael el 20 de noviembre, durante el estreno del musical Amor eterno, Ricardo Monreal, jefe de la delegación Cuauhtémoc, convocó a una conferencia para explicar las razones que lo llevaron a intervenir.

Con documentos en mano Monreal explicó que la solicitud que presentó la productora Mafe a la delegación para montar el show tenía adjunta la autorización de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM); sin embargo, ésta no estaba firmada por Humberto Hernández, subdirector de la sociedad autoral, sino por alguien más que anotó las siglas: PA (por ausencia).

La SACM envió cuatro oficios del 7 al 14 de noviembre  reiterando que no autorizó a la producción de Omar Suárez  los derechos de las canciones, y el 18 de noviembre ingresó una queja ciudadana solicitando la suspensión de la obra.

El 20 de noviembre, día del estreno, la delegación realizó una visita de verificación administrativa para suspender las funciones, y trabajadores del teatro cerraron puertas con gente dentro, fue entonces cuando el Instituto de Verificación administrativa de Ciudad de México, que tiene la facultad, procedió a colocar los sellos de clausura.

“La delegación Cuauhtémoc está a favor de la cultura, pero nos encontramos en medio de un conflicto entre la Productora Mafe y la SACM. Nosotros no tenemos inclinación por ninguna de las partes, simplemente buscamos que la ley se cumpla.

“Hace unos días conversé con la Secretaría de Gobierno, por encargo del jefe de Gobierno, y acordamos una reunión entre ambas partes por la vía conciliatoria en el gobierno central, con el ánimo de llegar a un acuerdo y que no se cierren las puertas del teatro”, explicó Monreal en conferencia en la delegación.

Mientras ocurría la rueda de prensa Omar Suárez estaba en el mismo edificio, y aunque no pudo entrar a la reunión afuera argumentó a la prensa que el documento que presentó a la delegación, donde la SACM le autoriza los derechos de la obra de Juan Gabriel, está certificado ante notario público, por lo que defenderá el montaje esperando que se logre conciliar pronto para levantar de nuevo el telón.

“Tenemos la carta de la SACM, un ministerio público tiene que llamar a la sociedad y al notario público que dio fe, y sobre eso determinar; nosotros no podemos hacerlo y estamos dando veredictos como si fuéramos jueces, pero no es competencia de la delegación”, explicó Suárez.

“La certeza de la legalidad la tenemos, voy a proteger mi proyecto porque es patrimonio de todos los que trabajan en esto. Invito a la SACM a que lo mediemos, nunca he estado peleado con ellos, estoy invitando a que si consideran que es apócrifa, que lo demuestren ante un juzgado”.

El productor confía en que la obra continuará su curso, pero no cooperará en más desacatos, sino que levantará los sellos cuando la autoridad lo conceda y entonces pueda retomar la temporada de Amor eterno

LAS FACULTADES

La SACM tiene a su cargo el catálogo de derechos de los compositores y es responsable de recopilar las regalías por su uso.

La delegación tiene el poder de notificar a los responsables del espectáculo sobre cualquier anomalía.

El Invea Instituto de Verificación Administrativa de Ciudad de México es el único que puede proceder a la clausura, tal como sucedió el pasado domingo en el teatro San Rafael.

CLAVES

LOS HECHOS

Suárez declaró que hay varios millones de pesos invertidos en el proyecto. 

Dijo que Fela Fábregas, dueña del Teatro San Rafael, está al tanto de lo sucedido y lo apoya.

El productor destacó que no va a desistir, en caso de ser necesario darán las funciones en la calle.