“Las nuevas generaciones se basan más en los rostros y cuerpos que en el talento”

Dulce, que pertenece a las figuras de la música de los 80, y que sigue vigente, habló del proyecto de hacer un disco de duetos, su rechazo a las redes sociales, de lo mucho que aprendió de Fanny ...
Dulce trabaja mucho, pero señaló que cuando tiene tiempo libre lo destina a visitar a su familia.
Dulce trabaja mucho, pero señaló que cuando tiene tiempo libre lo destina a visitar a su familia. (clasos)

México

A unos días de compartir el escenario del Teatro Metropólitan (el viernes 22 de julio) con María Conchita  Alonso, Manoella Torres y Karina, en el show Las grandiosas, Dulce destacó que su permanencia en los escenarios se debe “a que somos cantantes que basamos nuestras carreras en el talento de una voz, a que hicimos un catálogo y que nos creamos un estilo”.

Franca, como buena tamaulipeca, la cantante también destacó que las disqueras “no se han preocupado por buscar nuevos talentos que vayan más allá de una cara bonita”, por lo que hoy no se ve a los cantantes que puedan ocupar el lugar de los grandes, como José José o Marco Antonio Muñíz.

 Todo indica que "Las Grandiosas" ha sido un concepto exitoso, ¿verdad?

Sí, estamos a unos días de este evento padrísimo en el Teatro Metropólitan, en una presentación por sexto año consecutivo. Cuando esto empezó no me imaginé que iban a pasar seis años, que íbamos a llegar a esto, gracias al público  Las Grandiosas ha tenido éxito, la gente sale muy feliz y también se hizo un disco el año pasado, un dvd, que en este concierto nos van a entregar Disco de Oro por las ventas que se han logrado.

Nosotras Las Grandiosas, las que vamos a ser y las que han pasado por ahí, todas  hemos sido grandes vendedoras de discos; entonces, en medio de la crisis económica que existe y la crisis de la industria discográfica, vender tanto para que te den un Disco de Oro es de verdad algo padrísimo, demuestra que seguimos siendo buenas vendedoras de discos después de tantos años de carrera.

Parece que lo de hoy son las mancuernas musicales. ¿Es una moda o es una necesidad por los cambios que ha tenido la industria?

Está muy de moda, eso de juntarse dos, tres artistas para hacer los shows, caso Grandiosas, Emmanuel  y Mijares. Y en los discos igual, Juan Gabriel con muchos amigos,  es algo que se está viendo mucho.

Yo tengo una invitación por parte de una compañía para hacer un disco de duetos, no sé de qué, pero lo vamos a platicar la próxima semana para ver la idea, por lo pronto se me hace algo bonito; no me gustaría retomar mis éxitos, más bien retomar los de las personas con las que voy a cantar.

Por ejemplo, preferiría cantar algo con Ana Bárbara, creo para mis fans sería más novedoso escucharme cantando un éxito de ella. Aunque ese solo es un ejemplo, porque no la he invitado ni sé si aceptaría.

Usted tiene una trayectoria de más de cuatro décadas, ha vivido diversas etapas de la industria musical. ¿Qué momento ha sido más complejo para mantener la vigencia, considerando que actualmente las redes sociales permiten la interacción inmediata con sus fans?

Pues no sé, porque yo soy tan mala en el Internet. A mí me dicen eso de las redes y se me hace todo muy complicado, pero también entiendo que lo que la gente ve, donde la gente está es en la red. La gente ya no busca en radio a su artista, ya mejor se va a YouTube, ahí está todo. Entiendo que las cosas han cambiado.

Sí, es un mundo nuevo, pero ni me doy el tiempo, ni me gusta, como que me llega a aburrir, pero son opiniones de gente que sabe y que dice que sí, yo no sé por dónde  irme, prefiero poner eso en manos de los que saben. Yo hago mi ‘Señora, pues platíqueme dónde anda que va a estar presentándose con Las Grandiosas’.

Y la vigencia... ¿cómo la ha mantenido? Usted es de las figuras de la música de los 80 que hizo catálogo y aún se escucha?

No creo que sea una cosa mía nada más, creo que estas artistas de los 80, que tenemos un catálogo, una historia y un romance con el público, seguimos todas, no nada más yo. Si todas hacemos shows y discos es porque desgraciadamente las nuevas generaciones se basaron en otras cosas, sus compañías disqueras buscaron más rostros y cuerpos que talentos. Entonces cuando se habla de cantantes se habla de nosotras, porque nosotras nos ganamos el gusto y el cariño del público por nuestras voces, nuestros estilos o nuestras interpretaciones. Venimos de una generación que te exigía ser talentoso, tener una voz, no nada más ser guapo o guapa o enseñar la pompa. Somos todo ese grupo de cantantes que salimos de un concepto de calidad. Entonces,  no nos van a ver porque estamos de moda, sino porque cantamos bien y eso es imborrable, eso es nuestro legado, ahí esta y todavía no hay quien se ponga en nuestros zapatos.

Parece que del 2000 a la fecha ya no hay figuras que realmente trasciendan... ¿a qué lo atribuye?

Son muchas cosas, las compañías disqueras, la gente que se dedica a este negocio no se ha preocupado por ver quién se va a poner en los zapatos de José José o en los de Marco Antonio Muñiz, nadie se ha preocupado por esto. No hay figuras, los lugares están vacantes, ¿quién va a ocupar el lugar de Yuri o el de Lupe? Faltan muchos, pero no es porque no los haya, es porque la industria cambió y la mueven de otra manera, yo lo entiendo, porque es un mundo muy difícil, se mueve de acuerdo al dinero, a lo económico, no les importa tanto la calidad del artista, solo cuenta el vender.

¿Se puede  hacer amigos en este medio, usted tiene amigos en el ambiente artístico?  

                                                                                                                                            

Sí, tengo muy buenos amigos: Lucía  Méndez, Laura León, con Niurka tengo una amistad maravillosa, no con mucha gente, pero  tampoco son amistades que están a prueba de nada, son amistades y ya, no espero nada.

Soy una mujer que cuando mi mamá estuvo en coma, yo no le hablé a nadie y mi mamá se murió y yo no le hablé a nadie, son mis amigas cuando tengo tiempo y podemos ir a comer o a cenar. Hay que ubicarnos, no es esa la amistad.

La amistad es más basada en el compañerismo, en la enfermedad, en los buenos ratos, pero no son las amigas a las que les voy a hablar cuando me duele algo, tienes amigos a los que si les hablas cuando tienes algo, ellas no, ellas son mis compañeras, las quiero mucho,  pero cada quien toma su lugar.

Otro de sus amigos es Juan Gabriel, ¿ha visto su serie?

No, no he visto nada, pero ahorita Omar Suárez está armando un musical con las canciones de Juan Gabriel, me invitó a hacerla con él, todavía no hemos visto nada del libreto, pero estoy más que invitada para hacer el proyecto y creo que viene mucho Juan Gabriel ahora.

Usted es de las pocas artistas que tienen esa particularidad de haber hecho una carrera,  pero también de haber dirigido su historia por donde quiso y de tener una solvencia económica, ¿cómo lo logró?

Uno tiene que aprender, nadie nace sabiendo, en un principio tuve una gran manager que fue la señora Fanny Shatz. Ella me dirigió, aprendí muchas cosas. Por mala fortuna la señora murió y desde entonces yo no volví a tener un manager, sobre todo de esa calidad, de esa categoría de señora y tuve que aprender.

¿Cómo fue? Pues con ganas de trabajar, siempre dispuesta a trabajar, siempre dispuesta a que te hablen y te ofrezcan y si todo cuadra, si las cosas son buenas pues vamos a hacerlo, lo que uno no puede es quedarse en la cama viendo la tele.

Yo hago mis propios compromisos, he tenido que ser siempre el cerebro de mi carrera. Creo que no la he llevado tan mal, pero sí me pudo haber ido mejor si hubiera tenido una persona como Fanny, si no se me hubiera ido.

¿Qué le gusta hacer además de cantar?

Me gusta todo, aprendí de muy chiquita a hacer aretes, collares, muchas cosas así, manualidades. De repente me hago aretitos, collares, pulseritas, cosas hasta para mi shows que me pongo. Y tengo un vestido que está lleno de cosas que yo he hecho, porque si me compré un vestido azul y amarillo y no tengo el collar, lo hago. Y si encuentro uno más bonito, lo compro. Son cosas que me relajan mucho.

Me gusta sentarme a contestarle a los fans, no tanto en la computadora, sino lo que puedo hacer con ella, porque desde que empecé a usarla, la vista se me ha perdido. Me gusta mucho jugar a la canasta con mis amigas, yo soy hiperactiva, pero cuando tengo que echar la flojera nadie me gana.

¿Qué la hace feliz?

Soy feliz, porque no soy infeliz. No tengo dramas en mi vida, no tengo un enfermo grave. Mi madre se me fue hace dos años y estoy empezando a vivir con eso, pero también fue alguien que murió por su edad, fue una señora sana, amada  y que se tuvo que ir porque así lo marcaba la naturaleza.

Infelices aquellos que tienen una persona secuestrada, alguien a quienes les mataron; o sea, puedo decir que soy feliz, pero la felicidad tampoco es un estado eterno. Tengo una vida de paz, muy interior, en el exterior no paro, me la paso en los aeropuertos, trabajando en los escenarios y cuando no tengo que trabajar estoy con mi hija viendo qué necesita, ver qué quiere, soy mamá también al ciento por ciento.  Mi hija es mi bebé, aunque ya es una mujer, pero es mi privilegio, mi placer atenderla, visitar a mi familia en el norte; esa es mi vida poquitas cosas, pero intensas. Novio, no tengo, ahorita no. Quiero sacarme la lotería para comprarme uno bueno (y ríe).