Ignacio López Tarso conoce la enfermedad solo en escena

El actor agradece que a sus 92 años goce de salud y lucidez; protagoniza la puesta en escena El padre, donde su personaje sufre de alzhéimer.
El histrión agradece  seguir en el teatro.
El histrión agradece seguir en el teatro. (Alfonso Manzano)

México

Ignacio López Tarso entra en personaje. Atraviesa lento el escenario, tal como lo exige el guión. Con rostro pensativo dice: “¿Dormí bien?, claro que no. Tuve una pesadilla…”. Llega casi de inmediato la indicación del director Salvador Garcini: “Ahora te preguntas: ‘¿le puse azúcar al café?’”. Todo es parte del ensayo de la puesta en escena El padre.

López Tarso encarna a Andrés, hombre que conforme transcurre el montaje se descubre que padece alzhéimer. En un descanso el primer actor platica con ¡hey! De entrada, asegura que está agradecido, porque ha conocido toda clase de enfermedades, pero solo a través de sus personajes, no en la vida real.

“Él (Andrés) cree que todos los demás están perdiendo la memoria. Eso da motivo a algunas escenas graciosas de equivocación y olvido. El 80 por ciento de la obra es comedia y el resto dramático. Cuando se llega a ese momento son situaciones complicadas y terribles. Es lamentable llegar a esa edad en tales condiciones. Afortunadamente, tengo 92 años y estoy muy bien.

“En esta obra mi personaje enfrenta situaciones terribles. En escena eso es doloroso. En el teatro los interpreto con mucho gusto, pero llegar a eso en la vida real debe ser espantoso, no se lo deseo a nadie. Estoy agradecido con la vida, porque me ha ido bien siempre, ha sido grata con mi familia, en lo social, lo público y profesional”, platica el actor.

Con ese sentimiento a flor de piel, Ignacio habla de su gratitud a Melpómene, musa del drama, y a Talía, de la comedia, por abrazarlo por tantos años y consolidarlo como hijo favorito de las tablas, disciplina por la que decidió convertirse en actor, aunque también se consagró en el cine y la televisión.

“He trabajado, me formé y me hice actor en el teatro, la televisión no existía en México cuando me hice histrión. El cine llegó años después. Podría decir que las tablas son mi carrera fundamental, es mi actividad principal. Es lo más disfrutable. Prefiero contar las anécdotas en el escenario.

“Me siento cómodo, parece ser mi lugar predilecto en la vida, estando ahí me siento seguro, feliz y no quisiera bajarme nunca. Estoy muy bien aquí”, acepta, mientras gira el rostro para ver las butacas del teatro San Jerónimo Independencia, donde el 18 de agosto comenzará la temporada de El padre, considerada una joya del teatro contemporáneo. 

Inspiración

La dramaturgia de El padre, autoría del francés Florian Zeller, se alzó en París con tres premios Molière y se presenta en más de 30 ciudades.

La narrativa se centra en la vejez de Andrés, su deceso lento y la demencia senil que le provoca el alzhéimer. Los tintes de comedia en su trama, la convierten en una farsa trágica.

La adaptación mexicana contará con las actuaciones de Érika Buenfil, Lisardo, Lucero Lander, Adriana Nieto y Sergio Basáñez.