Favorece la censura a "Un corazón normal"

En la obra el hilo conductor es el virus del VIH, pero podría ser la lucha de genero, la tolerancia religiosa o la tolerancia racial.
El póster de la puesta en escena.
El póster de la puesta en escena. (Especial)

México

La censura que tuvo Un corazón normal en ciudades como Monterrey y Guadalajara, donde se quitaron los carteles promocionales de la obra en el que se mostraban a dos  hombres besándose, ha quedado en el pasado. 

De hecho, la actriz y productora Pilar Boliver mencionó que estos acontecimientos le funcionaron al montaje como promoción, debido a que se hizo mucho eco.

“Lo que pasó en Monterrey y Guadalajara sí nos repercutió para que después llenáramos los teatros, entonces fue algo importante. Yo le llamo ‘El síndrome del Padre Amaro’, porque antes nadie iba a ver la película hasta que se hizo todo el escándalo de censura, y entonces ya todo el mundo la vio”, señaló.

“Aquí también nos dimos cuenta de que no hay que asustar a la gente, al revés, hay que decirle que no es una obra de loquitos, o de encuerados, o de escenas fuertes. Nos dimos cuenta de que tenemos que decirle a la gente que es una obra basada en hechos de la vida real; entonces, como que esa polémica nos abrió los ojos para decir: ‘No queremos que la gente venga por morbo’, sino que también se enteren que es una obra que habla de cosas muy importantes, como la solidaridad, el respeto a los diferentes y la lucha política”, comentó en entrevista.

En la obra el hilo conductor es el virus del VIH, pero podría ser la lucha de genero, la tolerancia religiosa o la tolerancia racial.

Aldo Gallardo y Axel Ricco exhortaron al público a que vaya a ver el montaje sin prejuicios: “No debería ser polémico un póster con dos hombres besándose. Lo que lo hace polémico es la gente, no es el hecho, no tiene por qué ser así, eso hace que afortunadamente nos demos cuenta de lo necesario que es la obra”, dijo.

 si para la gente es polémico eso. El teatro no es educativo, creo que es importante a la gente de DF y a todo el mundo. Es una obra para todos, es una obra que seas o no seas gay te deja un gran mensaje”, dijo Gallardo.

“Al principio sí estuvimos un poco en shock porque no creíamos que fuera posible que todavía existieran sociedades tan retrógradas. De alguna manera viviendo en el DF nos ha sido mucho más sencillo, pero siempre de todas las cosas malas se saca algo bueno y al final lo importante es que le cambiamos la mentalidad a la gente que fue”, agregó Ricco.