Traen al Diana crítica social y nostalgia bañada de humor

Inclán muestra su experiencia en "Made in México"
Un montaje con mensaje.
Un montaje con mensaje. (Milenio)

Guadalajara

Made in México se presentó con dos funciones la noche del miércoles, la primera a las 19:30 horas y la segunda dos horas después. La mayoría de los asistentes eran mayores de edad que llenaron a un 70% de la capacidad del recinto. Familias completas y el sexo femenino como predominante aplaudió a los actores y se emocionó.

La historia habla del regreso, con motivo de una boda, de Oswaldo y Marisela, migrantes mexicanos que vivieron tres decenios en los Estados Unidos; y el Negro y la Yoli, quienes viven humildemente en nuestro país. Justo media hora después de las 19:00 horas, las luces se apagaron y comenzó la función, Socorro Bonilla, vestida humilde y con un delantal, apareció en el escenario frente a una máquina de coser llamó la atención, pero unos segundos después la llegada de Inclán provocó aplausos en los asistentes. Más tarde Juan Ferrara también arrancó aplausos y varios chiflidos de las damas presentes. Escrita por Nelly Fernández Tiscornia la obra pasa por momentos de crítica social y política, aprovechando en voz de Inclán, quien interpreta a un mecánico, para mencionar algunas de las situaciones actuales en plena época electoral en el país. Sin embargo son los momentos de picardía los que provocaban mayor reacción del espectador en la primera mitad de la obra. La situación a la que se enfrentan las dos parejas alude a la nostalgia de quienes añoran el suelo que los vio nacer, con aquellos desesperados por la situación actual deseosos de ir en busca del sueño americano.

Un montaje que busca ser incisivo ingresando su mensaje por medio del carisma de sus integrantes sobre todo la experiencia en tablas del señor Inclán.