Los artistas deben ser valientes: Terrence McNally

El autor de "Master Class" estuvo en México para celebrar las 100 representaciones de la segunda puesta en escena de su obra, ambas con Diana Bracho.

México

Encontramos a Terrence McNally en Nueva York, donde no solo reside sino que ha montado obra tras obra las últimas cinco décadas, entre ellas Master Class, Amor, valor y compasión, Frankie y Johnny en el claro de la luna, la versión musical de El beso de la Mujer Araña y Corpus Christy. Esta última, por la temática que maneja, en su momento le generó serios problemas y amenazas, debido a que presenta una versión histórica en la que Jesús y sus apósteles eran gays.

Por lo mismo nos pareció la persona indicada para que nos diera sus impresiones sobre lo que ha estado pasando en París con los ataques terroristas y la reacción que un artista puede tener ante este tipo de acontecer.

“Creo que estamos viviendo tiempos muy peligrosos para todos. Cuando yo crecía me enseñaron que el mundo estaba tan mal que la gente había ido a la guerra por la religión. Había un nivel de intolerancia terrible. Y me decían: ‘que suerte tienes de haber nacido en 1938 cuando el mundo ya cambio y todos practican tolerancia religiosa’. Y de pronto estamos exactamente de regreso a eso. Es como las cruzadas de nuevo. Y me da miedo. Siento que las grandes ciudades están en verdadero riesgo y siento que en Nueva York los terroristas triunfaron en lograr que la gente esté muy consciente de lo frágiles que son la paz y la felicidad”, dijo.

Por un momento se quedó pensando y agregó: “Lo que pasó en París fue brutal y violento y horrible, pero el temor que día a día se va escurriendo ahora a nuestras vidas es lo más dramático de todo a largo plazo. Lo mismo pasó con Corpus Christie y me dije: ‘si esto me hace temer por lo siguiente que vaya a escribir, entonces ellos ganaron. Creo que es importante que los artistas sean valientes y digan lo que creen. La libertad de expresión es uno de los más fundamentales derechos humanos. Tengo una fotografía de todos esos líderes mundiales caminando con su brazos enlazados en París y me conmovió profundamente. Estaba tan decepcionado de que Obama no estuviera en esa foto”.

Respecto al tema que lo trae de nuevo a nuestro país (lo ha visitado muchas veces y vivió una temporada en Puerto Vallarta en 1960), él mismo se escuchaba emocionado respecto a la reposición de su Master Class con Diana Bracho. Tanto, que él hizo varias de las preguntas.

“¿Viste cuando Diana hizo Master Class en la Ciudad de México hace quince años?”, le respondí afirmativamente, a lo que agregó contento: “Ella piensa que está mucho mejor ahora. Era demasiado joven cuando lo hizo la primera vez, esta en mejor edad ahora para el personaje”.

Junto con Daniela Romo y Alejandra Barros, él fue el padrino de develación de las 100 representaciones de su obra, ahora en el teatro Zéntrica. Y es más que obvio que su cercanía a su protagonista es uno de los motivos que lo trajo de regresó hasta acá.

“Estoy y ella (Bracho) está muy emocionada con esta nueva puesta en escena. Ama a su director, a sus compañeros de elenco y está muy contenta y eso me pone feliz a mí. Y así es como la conozco, por la obra y se ha convertido en una verdadera amistad a través de los años”.