Hacen del teatro su pasión

Juan Torres y Guillermo Wiechers ya preparan su nuevo montaje "Las chicas de la Alameda".
Los productores tienen como objetivo llegar a Broadway.
Los productores tienen como objetivo llegar a Broadway. (Édgar Negrete)

México

Los aplausos que se escucharon en el teatro Rafael Solana en 2004 con el estreno de Yo madre yo hija se prolongaron durante los 11 años siguientes en que Juan Torres y Guillermo Wiechers montaron en dicho escenario 16 obras más; con la satisfacción de haber crecido como profesionales se despiden del lugar que fue su hogar.

Las 30 placas conmemorativas que representan el éxito de sus puestas en escena fueron empacadas y guardadas indefinidamente; pues la próxima vez que vean la luz será para ser colgadas en el nuevo lugar, donde continuará la historia de los jóvenes productores que tienen en la mira Broadway, donde hace un par de años debutaron con Godspell.

“En el Rafael Solana construimos muchas cosas, fue el lugar que nos vio nacer. Esta es la historia de dos personas que han soñado desde la infancia con el teatro y que, en algún momento, se juntaron para hacer su sueño realidad. Es un espacio que siempre será mi casa, esté o no ahí.

“Queremos volver a Broadway y quizá tener allá nuestra sede y operar desde ahí las producciones que hagamos aquí; no dejar México, pero uno de nuestros sueños es seguir cosechando cosas por allá y la vida no dura tanto como pensamos. Queremos ganarnos un Tony, que es como para un actor un Oscar, y queremos disfrutar mucho de estar en Nueva York”, declaró Juan Torres.

Mientras sus metas se cristalizan los productores ya trabajan en su próximo montaje: Las chicas de la Alameda, comedia que planean estrenar la última semana de septiembre bajo la dirección de Carlos Corona; en los próximos días cerrarán el elenco y el teatro en el que se presentará.

Wiechers  y Torres continuarán apostando por los musicales de gran formato en el futuro, pues tras montar La fierecilla tomada se enamoraron del género; sin embargo, por el momento se enfocarán a la obra The oldest profession, título original de la obra escrita por Paula Vogel, que toca temas relacionados con la tercera edad.

“Tiene que ver con 5 prostitutas donde la más joven tiene 71 años y la que las maneja a todas tiene 96. Hay temas fantásticos, desde lo crudo que puede ser hablar de la trata de personas, hasta la pérdida de vínculos familiares, la soledad y la muerte. Hay mucha ternura entre cinco mujeres que han estado solas durante más de 50 años y solo se tienen a ellas”, explicó Wiechers.

Esta tarde los productores pondrán fin a La fierecilla tomada en el teatro San Rafael después de un año de temporada, pero la obra seguirá girando por el interior de la República visitando plazas como el Teatro Galerías, en Zapopan, Jalisco, a donde llegará el 15 de agosto.

Su paso por el Rafael Solana

Después de Yo madre yo hija, obra protagonizada por Susana Alexander, Wiechers y Torres forjaron su camino en el teatro Rafael Solana con montajes como Sherezada, Magnolias de acero, Las mujeres no tenemos llenadera, Macario, Como envejecer con Gracia y Rojo, entre otras.

El último año exploraron nuevos espacios e inauguraron el teatro Milán con Godspell, montaron Corre por tus viejas en el Centro Cultural teatro 1 y finalmente visitaron el Teatro San Rafael con La fierecilla tomada, que hoy termina temporada y celebra un año en cartelera.