Enloquecen Los Addams con su amor a la antigüita

La peculiar familia rechaza entrar a la modernidad de las redes sociales para expresar sus sentimientos.
Los protagonistas  del musical disfrutan el musical.
Los protagonistas del musical disfrutan el musical. (Alfonso Manzano)

México

Es 14 de febrero y mientras lo de hoy entre las parejas es manifestarse el amor a través de redes sociales, como Tinder, Facebook y Whats App, los Addams lo hacen a la antigüita.

La mansión de la peculiar familia, ubicada en Central Park, da testimonio de sus diversas manifestaciones de amor en el Día de San Valentín.

Homero (Jesús Ochoa) sabe cómo conquistar a Morticia (Susana Zabaleta) a diario; sin embargo, para esta fecha tan especial tiene una gran sorpresa para su amada. Nada más y nada menos que un arreglo de rosas sin pétalos, sus favoritas.

Y mientras entrega el regalo, Ochoa hace acto de presencia para compartir cómo comenzó el amor entre los sui generis personajes, el cual sigue intacto entre ellos.

“Fue flechazo primero. A primera vista. De impronto. De ya. Homero la vio y quedó devastado, entregado. Sabía que era su mujer y de nadie más…”

Y cuando de amor se trata, el actor asegura: “ParaHomero no hay fecha, lo vive a diario. Él inventa el amor, vive en el amor. No hay de otra. Homero es un constante amante, quiere estar siempre besándola y amándola.

“Cuando le dice: ‘vamos a bailar’, es que van a la cama. Homero baila solo con fines de apareamiento. El amor es un ejercicio y en ese sentido él no vive para otra cosa más que para su familia. Esos son los Addams, la regla de oro es el respeto familiar”, enfatiza al tiempo que entrega el regalo a su amada, Morticia.

Ella, muy parecida a la Zabaleta, desecha la dulzura como parte de su rutina y así se sincera con Homero al reiterarle lo que para ella representa el amor.

“Es decir la verdad siempre, aunque no te guste hay que decirlo: ‘No me gustas’. ‘Eres nefasto’. No sé, muchas cosas. Pero decir absolutamente la verdad. Y la pasión, que es la que aflora siempre y cuando él te quiera, tú lo quieras y se tengan respeto”, expresó.

Por eso la pareja no acepta las nuevas formas de conquista. Para Morticia no son válidos los métodos de ligue de los jóvenes de 2015, que se apoyan en las redes sociales para confesar su amor, los ve como una burla.

“Ja,ja,ja”, ríe efusivamente  y ante el cuestionamiento, enfatiza: “Cobardes. No dar la cara es de cobardes. La conquista es a la antigüita. Venir, hincarse, decirte: ‘te amo’, que den la vida por ti, que se maten frente a ti. No hay nada más hermoso que lo demuestre que el que alguien muera por ti, aunque después no lo vuelvas a ver. Murió por ti”.

Por fortuna Homero comparte su opinión y no acepta la intromisión de las nuevas tecnologías en su familia: “a menos que Pericles las use para algún fin maléfico”, destacó Ochoa instalado  en el personaje, apenas unos minutos antes de entrar al escenario del teatro Insurgentes.

“Ahora todo es demasiado frío, no hay ese acercamiento, ese abrazo y beso que va subiendo por la mano hasta el cuello, pasa la orejita, el cachete, la trompa. Despacio. Después el preámbulo total”.

En la familia Addams destaca la historia de amor entre Merlina (Gloria Aura) y Tomás Baineke (Luja Duhart), la cual ha sido complicada por las diferencias entre sus familias.

“Estaba en Central Park cazando animales y me encontré con Tomás. Él me gusta porque tiene un lado perverso que me fascina; aunque a primera vista parece que no, tiene la nobleza oscura que me gusta”, dijo Gloria Aura, quien da vida a Merlina, mientras presume a cupido clavado en su flecha.

El contraste entre esa locura de amor de los Addams lo protagonizan Mauricio y Alice Beineke (Tomás Castellanos y Marisol del Olmo, respectivamente), los padres de Tomás, quienes,  fieles a la tradición, se regalan chocolates y peluches.

La obra

Los Locos Addams se presentan en el teatro Insurgentes de jueves a domingo; las localidades van de los 450 a mil pesos.

El elenco lo completan Miguel Ángel Pérez y Sebastián Gallegos alternando en el papel de Pericles; Raquel Pankowsky como La abuela; José Pisano como Largo y Gerardo González como el tío Lucas.

En las próximas semanas se estarán celebrando las primeras 100 representaciones del musical.