“Buscamos una ley de derecho de autor más fuerte": Roberto Cantoral

El titular de la Sociedad de Autores y Compositores de México habló del avance que han logrado en derecho de autor y destacó la necesidad de convencer a los legisladores de acabar con la ...
El directivo busca apoyo de legisladores.
El directivo busca apoyo de legisladores. (Archivo)

México

Heredero del gusto por la música, pero sobre todo de la pasión por lograr que se respete el derecho de autor es como se autorreconoce Roberto Cantoral Zucchi, quien siendo un joven hizo mancuerna con su padre, el afamado compositor de "El reloj", "La barca" y "El preso número 9". Y con la muerte del autor tamaulipeco asumió la responsabilidad de continuar con la tarea que emprendió su progenitor.

Labor que ahora comparte como director de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) con el presidente de la misma, Armando Manzanero, con quien, además de llevar una amistad de años, sigue trabajando por el bienestar de los compositores, quienes el próximo viernes 15 estarán celebrando su día.

Ahora su labor se dirige especialmente a lo que concierne a las plataformas digitales, labor que, si bien es cierto; ha sido complicada porque no hay una legislación al respecto, también es real que ha avanzado por la buena disposición de los usuarios y por la colaboración de las autoridades.

El próximo viernes estarán celebrando el Día del Compositor en la Sociedad de Autores y Compositores de México, ¿cómo vislumbras el año para los compositores?

Muy bien, el año pasado fue un gran año, pese a todas las adversidades, logramos un crecimiento de 22 por ciento de la recaudación, que es muy alto. Se trabajó muy duro; ahora hay que trabajar el doble, para cobrar lo mismo.

¿Cuál fue el principal logro del año que recién terminamos?

Hubo muchos logros, hubo un gran crecimiento en el ámbito internacional, en las plataformas digitales, hay mayor conciencia en internet. En el nuevo modelo de negocios se respeta el derecho de autor, logramos fortalecer la recaudación de todos los grupos que se presentan en todo el país; crecimos en todas las áreas, prácticamente es un crecimiento global de la institución, donde se reforzaron toda las áreas para lograr una mayor recaudación.

El año que recién terminó para nosotros también fue un año bueno porque logramos un posicionamiento de la sociedad de autores con grandes reconocimientos a escala internacional, con los 70 años de la sociedad de autores.

La Cámara de la Radio y Televisión en conjunto con el presidente nos dieron el premio como una sociedad de autores que ha hecho un gran trabajo en la defensa de autor.

¿Cuáles son los retos para este año?

Ahora lo que estamos trabajando en sensibilizar a nuestros legisladores, que podamos tener una ley más fuerte para contrarrestar la piratería cibernética. Aunque le agradezco a todas las plataformas digitales, pero sí me preocupa quitarles la competencia desleal que ellos tienen. En la medida que las plataformas digitales sean legales, habrá mayores recursos, para los que invierten, en todo lo que es el desarrollo económico, como para los creadores de contenido.

El pasado diciembre, la asamblea reeligió a Armando Manzanero para continuar al frente de la Sociedad, ¿cuál es tu opinión?

Creo que el trabajo del maestro ha sido extraordinario, es un hombre que todo mundo sabe que vive en los escenarios, aunque yo creo que es más feliz en la sociedad que en los escenarios, ha sido un gran defensor del derecho de autor y considero que su permanencia es para el bien de la institución, del derecho de autor y de los socios; la continuidad de Armando es necesaria.

El año pasado se fueron varios compositores muy destacados, como Jorge Massías, Joan Sebastian, Indalecio Ramírez, José Ángel Espinoza Ferrusquilla...

Sí tuvimos importantes bajas, incluso, Jaime Almeida, quien aunque no era compositor, era un gran amigo de la sociedad.

¿Se están acabando los grandes autores?

No, la muerte de ellos es un proceso natural, pero también puedo decirte que vienen las nuevas generaciones.

¿Los nuevos compositores se interesan por participar en la sociedad?

En términos generales participan todos, ha habido gran comunicación, hacemos mesas de trabajo, hay interacción con todos, pero tenemos representantes de los diversos géneros, obviamente que no pueden estar todos en el consejo. Pero te puedo decir que los jóvenes como Áureo Baqueiro, Carlos Lara, Aleks Syntek están muy participativos.

La ley de la vida es la evolución, y en ese sentido, la sociedad está evolucionado con la participación de los nuevos compositores, estamos en un periodo de transición, antes desdeñaban el trabajo de la sociedad, pero ahora parece que es un honor pertenecer al gremio, a la labor que se hace.

De los jóvenes protagonistas de la música, ¿quiénes son los que se han sumado a su lucha?

Son varios, pero tenemos a Jessie & Joy, Mónica Vélez, Mario Domm, Leonel García, Natalia Lafourcade, quienes además de estar triunfando en los escenarios, también se muestran interesados por el trabajo que se hace en la sociedad, es una generación que viene empujando muy fuerte y que está escribiendo el nuevo catálogo musical.

De los grandes compositores, ¿quiénes son los que siguen reportando mayores ganancias con sus letras?

Son muchos. Martín Urieta, Alex Lora, Armando Manzanero, y de los herederos, el catálogo es imparable, siempre vas a escuchar a Álvaro Carrillo, Consuelo Velázquez, Alberto Domínguez, José Alfredo Jiménez, Tomás Méndez, el catálogo mexicano sigue siendo muy fuerte a escala internacional.

¿Cómo definirías el trabajo que haces todos los días por los compositores?

Es una labor muy difícil, porque entre comillas cobramos por un trabajo, abstracto, y es muy difícil concientizar de que la utilización de una obra que genera riqueza a los diferentes usuarios; entender que tienen que pagar una parte proporcional a sus creadores es muy complejo, pero lo estamos logrando.

México ha avanzado mucho en la conciencia del respeto al derecho de autor, pero también se lo debemos a las autoridades, a nuestro gobierno, que ha concebido el crecimiento con el respeto al derecho de autor.