Las nuevas tecnologías acabaron con la magia que tenía el artista

Olivia Collins, quien participa en la obra '23 cm', habla de cómo se ha transformado la relación entre los protagonistas del espectáculo con el público, así como de su vigencia en el medio, sus ...
Se mostró orgullosa de haberse alejado del medio por algunos años para cuidar a sus hijas.
Se mostró orgullosa de haberse alejado del medio por algunos años para cuidar a sus hijas. (Clasos)

México

Apenas baja del escenario, donde interpreta a una mujer madura que paga por sexo, en la obra 23 cm, Olivia Collins se desprende del personaje y, tras compartir su opinión del montaje, habla de los cambios que se han dado en la relación entre el artista y el público.

La belleza, que la ha distinguido siempre, es otro tema que se aborda en la entrevista, cuando reconoce que éste si ha sido un obstáculo en su carrera, pues en ciertas ocasiones los productores la han rechazado "porque no doy el tema de pobre".

De nueva cuenta estás en los escenarios, ahora en una obra muy singular donde el tema principal es el sexo...

Sí, es una obra que se puso hace 15 años, pero que ahora está muy diferente. La historia es alrededor de un hombre que se prostituye con el consentimiento de su mujer. Yo soy una de sus clientas, una mujer madura, una señora que, en apariencia, lo tiene todo: una familia, esposo, hijos, posición, pero no está satisfecha y por eso sale a buscar esa satisfacción fuera de casa.

Es un tema cotidiano, creo yo, pues en realidad hay muchos casos así, por lo que la gente se va a identificar.

Aunque de entrada el tema parece fuerte, ¿no crees?

Los tiempos han cambiado mucho, ahora la gente ya no se espanta de nada, todo, incluso el tema del sexo, lo tienes a tu alcance a través de las redes sociales. Además, la intención de la obra es que el público la pase bien con un tema que sí es erótico y cachondo.

Tú eres una actriz que ha vivido diversas etapas en el medio artístico, que sin duda ha sobrepasado crisis del mismo, ¿cómo lo ves en la actualidad, considerando que las redes sociales han provocado que la relación artista-público sea muy diferente, más directa e inmediata?

En efecto, todo ha cambiado mucho, el ritmo de vida es muy rápido en todos los aspectos, y eso incluye al medio artístico. Antes las cosas eran muy diferentes, siento que había más disciplina, más respeto por la profesión. El actor permanecía por mucho tiempo en la mente del público, el público te veía en la televisión, en el cine o en el teatro y cuando te llegaba a ver en la vida diaria era realmente como algo mágico. ¿Sabes?, uno como actriz o actor tenía ese algo especial que hacía que la gente te viera como extraordinario, como inalcanzable. Ahora eso se acabó, ya no existe porque las redes sociales han transformado esa relación con el público.

Entonces, ¿no te gustan?, ¿consideras que los tiempos pasados fueron mejores?

Sé que la evolución es muy importante para diversos rubros, pero en cuanto al misticismo con el que se veía a los artistas, acabó con él. Ahora cualquier artista está al alcance directo de cualquier persona, la gente puede decirle lo que quiera. Comentar o criticar su trabajo y hasta su persona. Se acabó la magia del artista.

Sin embargo, estoy consciente de que uno como artista debe estar al día, tener sus redes, ir a la par de la modernidad para estar vigente.

¿Añoras el pasado?

Lo que sucede es que era muy diferente. La gente del medio era más preparada, con una disciplina muy fuerte, con respeto a los grandes actores; ahora el ritmo de la vida ha cambiado todo.

¿Tú has logrado tus objetivos o te falta algo por hacer?

Yo amo mi carrera y siempre queda algo por hacer, pero a estas alturas de mi vida, mi objetivo es hacer calidad más que cantidad. Hace poco me llamó Juan Osorio para hacer una actuación especial y la acepté con mucho gusto, porque somos amigos de muchos años y porque deseo hacer cosas que cambien mi imagen de la bonita, la buenota. Ahora lo que quiero son retos que me ayuden a verme como actriz.

¿En algún momento el ser guapa te limitó como actriz?

Sí, porque mi físico no va con mi edad, me dicen que soy muy refinada, muy elegante; incluso, ha habido productores que me dicen que no les doy el tipo de pueblo. Pero yo creo que para eso están las caracterizaciones.

¿Hay algún personaje que te inquiete hacer?

Sí, me faltan muchísimos, pero ojalá no me vaya de esta vida sin haber hecho a una ciega, una parapléjica o una presidenta; creo que aún tengo muchos retos por superar.

¿Padeciste el tiempo que te ausentante del medio?

No, porque yo siempre quise ser madre, en la vida no me importaba ser rica, famosa, ni artista; lo que verdaderamente quería era ser madre. Y esos años que me alejé del medio fueron para cuidar de mis dos hijas. Así que ser madre ha sido el papel que más he disfrutado.