Música menos trillada para una boda

Musicópata.
Musicópata
(Especial)

Ciudad de México

Encontrar la música ideal para una boda puede ser una tarea difícil. Muchas novias recorren el camino al altar acompañadas por el tradicional “Coro nupcial” de la ópera Lohengrin, de Richard Wagner, y salen del templo con la “Marcha nupcial” del Sueño de una noche de verano, ópera de Félix Mendelssohn. Pero si se trata de complementar la ceremonia con piezas menos trilladas aquí está una lista de opciones que pueden usarse con éxito.

1.- Aria para la cuerda de sol — Johann Sebastian Bach.

Esta aria es básica en el repertorio de muchos cuartetos de cuerdas. Es hermosa, tranquilizante, gentil y apacible, cualidades sonoras perfectas para cualquier boda.


2.- Ave María — Johann Sebastian Bach / Charles Gounod.

El francés Charles Gounod compuso esta tonada para sobreimponerse al Preludio No. 1 en do mayor de Bach. La ensoñadora melodía provoca una grata sensación de tranquila devoción.


3.- Canon en re mayor — Johann Pachelbel.

 Es la obra más conocida del compositor barroco alemán. Su elegancia y simplicidad son ideales para cuando la novia va el encuentro del novio frente al altar.


4.- Ave verum corpus — Wolfgang Amadeus Mozart.

Tal vez esta pieza no sea la mejor para la procesión, pero es formidable en partes intermedias de la boda. Sus melodías angelicales y armonías clásicas crean una atmósfera perfecta para acompañar momentos cruciales de la ceremonia.


5.- Las cuatro estaciones, segundo movimiento de “El invierno” — Antonio Vivaldi.

Mientras el violín cautiva el oído de los invitados la novia capta las miradas al ir rumbo al altar. El tempo lento del movimiento es adecuado al paso de la novia.


6.- La procesión de los Nobles — Nikolai Rimsky-Korsakov

Esta pieza no es tan conocida a pesar de ser magnífica. Forma parte de la ópera Mlada, de Rimsky-Korsakov, es una obra imprevista pero inmejorable para culminar la ceremonia. Su regia fanfarria anuncia al mundo a la nueva pareja.


7.- “Marcha de los sacerdotes”, de la ópera La Flauta Mágica — Wolfgang Amadeus Mozart.

Esta marcha es la adecuada para cuando las damas y los padrinos caminan hacia el altar antes de la entrada de la novia. Su carácter tranquilo y señorial agrega al evento un toque de majestuosa sofisticación.


8.- “Marcha troyana” de la ópera Los Troyanos — Héctor Berlioz.

Esta es otra pieza ideal para acompañar a la niña de las flores, padrinos y damas al inicio del rito matrimonial. Esta marcha, poco difundida, aporta un ingrediente sonoro de gran belleza y originalidad.


9.- Suite para violoncelo No. 1 — Johann Sebastian Bach.

Las lujosas notas de esta famosa suite pueden ser el detalle magistral de cualquier boda. Se toca al inicio cuando la novia hace su entrada. Es una pieza que garantiza llegar al corazón de los asistentes.


10.- Día de Boda en Troldhaugen — Edvard Grieg.

Para quienes buscan originalidad en la música de su boda, esta es una pieza muy atractiva. Es ligera, divertida, entretenida y muy oportuna para la entrada de la novia o para el anuncio oficial de la nueva pareja.


Ojalá estas opciones musicales sean útiles para quienes están planeando una boda y desean que resulte perfecta, original y respetuosa de las tradiciones.