Una voz privilegiada que les llevó hasta las estrellas

La cantante inglesa  Sarah Brightman en víspera de convertirse en tripulante espacial presentó un espectáculo con el cosmos como constante.
La cantante inglesa sorprendió con un espectáculo de luces.
La cantante inglesa sorprendió con un espectáculo de luces. (Mariana Hernández)

Guadalajara

La tercera visita de Sarah Brightman a la ciudad tuvo nuevamente un lleno total la noche del lunes, y las restricciones ante su visita fueton similares. No hubo acceso de alimentos a la sala, las puertas se cerraron en la tercera llamada y no se permitió el ingreso sino hasta terminada la primer canción. El uso de celulares también fue restringido y no sugerido como en otras ocasiones, con el personal de seguridad atento ante algún fanático que quiso grabar el momento.

A las 20:42 horas se escuchó la tercera llamada, Sarah Brightman se presentó sobre una pequeña tarima circular al centro del escenario, con una pantalla que abarcó todo el escenario y de nitidez casi perfecta.

"Angel", primer sencillo de su más reciente disco fue el tema abridor y al terminar saludó a los asistentes en español, "buenas noches damas y caballeros, estoy feliz de regresar a Guadalajara, bienvenidos a Dreamchaser".

El cosmos, las estrellas, galaxias fueron la temática de los videos que acompañaron las canciones, con una producción más elaborada en el juego de videos y luces que en su anterior visita, aunque no tan inmensa como su primera vez en la Arena VFG.

 "One day like this", "Glósoli" fueron los siguientes temas, en un brillante vestido entallado de color negro la vestía y tras ella una costelación se iluminaba de acuerdo a la altura de las notas que emanaban en su voz. El primer cambio surgió en "Hijo de la luna" a un vestido blanco y con dos bailarinas acompañándole, en la pantalla la tierra y su satélite natural danzaban en órbita. En "Eperdu" figuras geométricas fueron dando forma a un trasbordador espacial.

 

De su disco "Harem" interpretó "It's a beautiful day" con pulsaciones cerebrales de colores en la pantalla. En "Ave María" una bola disco, el humo y reflectores crearon un efecto similar a un cielo estrellado en todo el recinto. “Nessun Dorma”, uno de sus temas más emblemáticos fue identificado desde el primer momento y recibió aplausos y ovaciones, y es que se trata de una canción donde proyecta sus dotes en la voz.

A las 21:41 se dio un receso de veinte minutos, para justo a las 22:00 horas comenzar la segunda parte del show que se caracterizó por el uso de iluminación y no tanto de pantallas a excepción de temas como “Breath me” que presentó un satélite artificial  que llamó tanto la atención que fue imperceptible la salida de Sarah para un cambio de vestuario. Pocos se atrevieron a gritarle “te amo” a la cantante, que en el silencio entre canciones fue muy notorio quien lanzó la expresión al aire.

“Damas y caballeros este tema pertenece a la película Mi vecino Totoro del director Hayao Miyazaki sobre unos seres mágicos”, dijo en inglés al presentar el tema “Kaze No Torimichi” que interpretó en japonés y con los reflectores y su persona como principales protagonistas del número. “Phantom of the opera” del compositor Andrew Lloyd Webber y cuya obra en su momento protagonizara Brightman fue también reconocida desde el primer momento, con aplausos e incluso gritos de emoción al escuchar el sonido del órgano, en la pantalla se mostraba un castillo y de la puerta del mismo Salió la cantante, evidenciando que la enorme pantalla gigante se desplegaba por varias partes. “Gracias damas y caballeros, es tiempo de decir adiós”, dijo como premisa a “Time to say goodbye”, aunque aún faltaban un par de temas con “A question of honor” como cierre de la velada al llegar las 23:00 horas.

Los asistentes, la mayoría adultos, que respetaron las normas del show como evitar uso de celulares,  salieron gustosos comentando la “majestuosidad de su voz y su espectáculo”, como algunos lo describieron y "en su memoria quedarán grabados los recuerdos, con mayor nitidez que en un dispositivo móvil".