Ventas de música digital igualan ventas físicas por primera vez

"Por primera vez en la historia, los ingresos de la música grabada proceden por igual de las ventas digitales (46%) y de las ventas físicas (46%)", aseguró la IFPI.
Amprofon considera que México no está preparado para la desaparición del disco físico.
La IFPI considera que el negocio digital superará al físico en los próximos dos años. (Especial)

Londres

Las ventas mundiales de música digital igualaron por primera vez las ventas físicas en 2014, alentadas por el éxito de los servicios de música en línea (streaming), según las cifras publicadas este martes por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI).

El organismo, con sede en Londres, considera el auge del streaming como una buena noticia para la industria musical, cuyas ventas se redujeron, no obstante, en un 0.4% el año pasado, hasta los 14 mil 965 millones de dólares (unos 14 mil millones de euros).

"Por primera vez en la historia, los ingresos de la música grabada proceden por igual de las ventas digitales (46%) y de las ventas físicas (46%)", aseguró la IFPI. El resto corresponde a los derechos de radiodifusión, de publicidad o del cine, entre otras cosas.

Frances Moore, directora general de la IFPI, cree que el negocio digital superará al físico en los próximos dos años.

"Comprobamos que el streaming domina realmente el mercado digital y podemos imaginar que, un día, la mayoría de las ventas de música" serán en ese formato, declaró a la AFP. Un fenómeno vinculado con las innovaciones tecnológicas y el desarrollo de los smartphones.

Las suscripciones a servicios de streaming (que permiten escuchar música de forma ilimitada) siguen siendo una parte relativamente baja de la industria, pero los ingresos que generan aumentaron en un 39 por ciento en 2014, hasta los mil 570 millones de dólares, según la IFPI.

Según la organización, 41 millones de personas pagan por ese tipo de servicios como el sueco Spotify o el francés Deezer.

Símbolo del auge de ese mercado, el rapero y productor de hip-hop Jay Z acaba de lanzar su propia plataforma de música en streaming, con estrellas como Madonna o el grupo Daft Punk.

La IFPI intenta conseguir que páginas como YouTube paguen derechos de licencia, al igual que los servicios de streaming.

El estatuto de proveedor de servicios de internet de YouTube, propiedad del gigante estadunidense Google, le permite beneficiarse de una exención de los derechos de autor.

Un problema para la industria musical ya que la mitad de los internautas que escucharon música durante los últimos seis meses lo hizo mediante páginas como YouTube y Dailymotion.