Los Rolling Stones y Juanes tocan juntos en Colombia

La banda británica sorprendió a sus fans colombianos cuando Juanes subió a cantar  "Beast of Burden".

Méxicp

El rock restalló anoche en Bogotá con la primera visita de los Rolling Stones al país sudamericano.

La gran sorpresa de la noche ocurrió cuando los Stones presentaron a su "parcero" (socio), el cantante Juanes, con quien tocaron "Beast of Burden".

Juanes se mostró a la altura del reto y fue contundente cuando dijo el estribillo "never a beast of burden".

"If you start me up, If you start me up I'll never stop" (si tú me enciendes, si tú me enciendes, nunca me detendré), proclamó por su parte el veterano rockero al comenzar.

Las gargantas de los bogotanos se mantuvieron encendidas durante las más de dos horas del concierto, en el que desde el minuto uno los colombianos gritaron, bailaron e incluso lloraron con la piel de gallina cuando Mick Jagger, a sus 72 años, mostró que su garganta sigue en forma y el rock le ha mantenido joven.

Jagger se metió al público en el bolsillo con su buen español con giros colombianos.

"Hola, Colombia" y "Hola, rolos", este último un colombianismo para los bogotanos, fueron sus saludos, respondidos con una ovación retumbante en el estadio Nemesio Camacho "El Campín" al que acudieron unas 42 mil personas.

"Jumping jack flash" abrió una noche que siguió con la infaltable "I know that is only rock and roll (but I like it)".

"El grupo ha ayudado durante muchos años a la economía colombiana —pausa dramática, risas en el público—, Ronnie (Wood) todavía consume ocho cafés colombianos diarios", completó Jagger entre las carcajadas de los asistentes.

El humor y la música de los Stones hicieron olvidar las grandes dificultades que tuvieron que sortear quienes llenaron el estadio, debido a una deficiente organización del concierto en una noche precedida por una tormenta que cayó sobre la ciudad.

Ya en la tarima, los cuatro veteranos británicos deleitaron al público con "Dead Flowers".

El show condensó más de medio siglo de rock, transgresión excesos y rupturismo de todas las formalidades. Profundos escalofríos se produjeron con canciones como la mítica "Wild horses", "Paint It Black", la icónica canción que fue utilizada en "La chaqueta metálica", de Stanley Kubrick, o "Misión Vietnam".

También resonaron en el escenario otros himnos del rock como "Brown Sugar" o "Sympathy for the devil". Los Rolling se retiraron del escenario tras una retahíla de canciones que ahora suena en "bucle" en la mente de muchos de los asistentes y que terminó con "Brown Sugar".

Llegaron entonces los consabidos bises, "You Can't Always Get What You Want" (Gracias Mick) y "Satisfaction", dos temas que hicieron olvidar todos los que se quedaron por el camino.