Prende Linkin Park al público de la Arena

La banda angelina volvió a nuestro país mostrando su vitalidad en el escenario de Azcapotzalco, donde provocó la euforia de sus fans.

México

Con un potente arsenal de gritos, rimas y rock, Linkin Park volvió a la capital, después de tres años de ausencia, para encender a  miles de personas con alma noventera que asistieron anoche a la Arena Ciudad de México.

Comandados por Chester Bennington y Mike Shinoda, el grupo originario de Los Ángeles comenzó su presentación con “Papercut”, reventando emociones e invitando al desenfrene con cada rasgueo de Brad Delson y Dave Farrell.

“Given Up” continuó con la locura entre los asistentes, quienes saltaban a la menor provocación y brindaban con litros y litros de cerveza; los más jóvenes que se encontraban en la parte general hasta enfrente del escenario no mostraban su cansancio y buscaban la mejor fotografía con sus celulares.

Los efectos visuales montados en las pantallas del escenario que era adornado con una bandera mexicana y las enormes plazas de la Arena provocó que nadie se perdiera ni un detalle del show, que incluyó “One Step Closer”.

Con el intro sutil del teclado de Joe Hahn, Linkin Park ofreció “A Line in the Sand”, que estuvo cargada de imponentes embates por parte del baterista Rob Bourdon, quien se concentraba en cada movimiento con sus audífonos, mientras Mike salpicaba sudor e invitaba a cantar con él.

La vitalidad y energía de la banda nunca se agotó, pues la montaña rusa de sonidos que manejaba cada uno de los músicos era insaciable, al igual que la de los seguidores que desgarraban sus gargantas con tal de escucharse a sí mismos.

Aunque no hubo la convocatoria de personas que hace tres años, los fanáticos disfrutaron por igual el concierto con el desfile de temas como “Shadow of the Day” e “Iridescent”.

Agradeciendo y por momentos intentando hilar algunas frases en español, la banda continuaba combinando sonidos psicodélicos, algo de rap y el rock que los ha caracterizado durante años.

Con “Burn it Down”, una de las más aclamadas, la gente continuaba cantando y esperando la mejor parte para la segunda parte del concierto. Hasta el cierre de esta edición faltaban por tocar alrededor de ocho canciones más. 

Claves

El ambiente

- A las afueras del inmueble la demanda y oferta para comprar una playera de Linkin Park era cumplida por los vendedores que ofrecían todo tipo de modelos.

- En la mercancía oficial se podían adquirir a 350 pesos y en la venta ambulante variaban de precios, según la calidad de la prenda.

- La parte con más gente fueron las gradas, mientras que los palcos lucieron vacíos; la parte general se fue llenando poco a poco.

- El tráfico ocasionó que se retrasara un poco el concierto, pero no fue motivo para los fanáticos para divertirse.