Tiene tibio arranque el Norteñazo

A pesar de que había grandes agrupaciones como El Gigante de América y La Mafia, entre muchos otros, el festival empezó a tomar buen color después de las 19:00.

Monterrey

Con el regreso de La Mafia después de casi seis años de ausencia de los escenarios de Monterrey, la agrupación volvió a rencontrarse con sus fanáticos regios.

El grupo liderado por Óscar de la Rosa fue de los artistas estelares en el Festival Norteñazo que se llevó a cabo ayer en el estadio de beisbol Monterrey.

Pese al surtido elenco, el evento, que arrancó después de mediodía, batalló para reunir a los amantes de la música grupera, que desairaron el arranque en la primera edición del festival.

Fue hasta después de cuatro horas de haber iniciado cuando el público se aglomeró en el campo del estadio de Los Sultanes para ver en vivo la presentación de grandes estrellas del género grupero como el Gigante de América, Lalo Mora y La Leyenda.

La noche fue tomando forma al filo de las 20:00 con la actuación de Lupe Esparza y sus Potrillos, quienes con éxitos como “Adoro”, “Que no quede huella” y “Amigo bronco”, cabalgaron hasta el corazón de sus fanáticos que recordaron esos años mozos en que la agrupación más bronca de América realizaba bailes masivos en recintos al aire libre.

Los vaqueros y las vaqueritas no pudieron faltar durante la maratónica tardeada donde las parejitas bailando quebradita, cumbias y hasta huapangos le sacaron polvo al campo que estuvo plagado de luces y buena música norteña.

El escenario donde desfilaron más de diez agrupaciones como El Plan, La Firma, Traileros del Norte y Herederos de Nuevo León, contó con una pasarela, lo que permitió que los artistas pudieran estar cerca de sus admiradores.

El Norteñazo contó con dos escenarios, uno alterno al principal, donde la banda Terrones empezó a calentar los ánimos del público al filo de las 13:30.

Tras bambalinas, los cantantes gruperos enviaron sus buenos deseos a los músicos de la banda El Recodo que el viernes anunciaron la desaparición de Aldo Sarabia García, uno de sus integrantes desde hace más de 20 años.

Las más de 20 agrupaciones que actuaron, recetaron su música por cerca de 45 minutos cada uno.

La música norteña retumbó durante más de doce horas continuas, el cierre estaba programado con La Leyenda, La Firma y La Mafia.