Recuerdo de Joan queda tatuado en familiares y amigos

Familia, amigos y fans de Joan Sebastian le dan el último adiós en Teacalco; hoy sigue el funeral con una misa en Cuernavaca y mañana con un tributo en la SACM.

Teacalco

El recuerdo de Joan Sebastian quedó tatuado en el pecho de todos los seguidores que ayer se dieron cita en el rancho Cruz de la sierra con la intención de despedirlo y presentar su pésame ante la familia al más puro estilo de los pueblos, donde la gente lleva flores, comida y música para despedir a un ser querido.

Eso era Joan para las más de dos mil personas que hicieron fila sobre el lienzo charro que una vez sirvió al cantante para montar a sus caballos y ejecutar el arte de la charrería. En todo momento el personal de seguridad permitió el acceso a los seguidores y vecinos para que desfilaran junto al féretro y el Cristo que lo acompañaba.

Al costado del ataúd descansaba la guitarra que Sebastian usó durante sus últimas presentaciones; “era su compañera”, dijo Federico Figueroa, quien agregó que la voluntad del intérprete fue despedirse de este mundo en presencia del público que una vez pagó un boleto para verlo en un palenque o que compró sus discos.

Ayer, el funeral, transcurrió en medio de la nostalgia de sus canciones, que fueron interpretadas por la banda que acompañó a Joan en sus presentaciones, pero también en medio de confirmaciones por parte de la familia respecto a lo que sucederá en los próximas días; primero una misa en Morelos.

Por eso, en punto de las diez de esta mañana los restos de Joan serán trasladados a la catedral de Cuernavaca, donde se oficiará una misa de cuerpo presente y previo a esta ceremonia, una caravana recorrerá la avenida Morelos para que el público se despida del intérprete.

Para mañana se tiene dispuesto un homenaje póstumo organizado por la Sociedad de Autores y Compositores de México; los restos de Joan arribarán a las once de la mañana para permanecer dentro de la SACM hasta la tarde. Concluido el tributo, el féretro será trasladado a Guerrero, donde Joan será incinerado.

La familia compartió que, después de 16 años de pelear contra el cáncer, Joan se fue en paz, rodeado del amor de sus seres queridos: “Le vino una crisis fortísima y desafortunadamente ayer (el lunes) a las siete de la noche dejó de existir, pero se fue acompañado de la gente que más lo amó”, destacó Federico.

Minutos después, con el rostro aún húmedo por las lágrimas apareció José Manuel, para agradecer al público las muestras de cariño: “Es el momento más difícil de mi vida, lo único que puedo decir es que mi padre fue afortunado, quiero ser como él, vivir y amar como él, quisiera morir también como él, rodeado de su familia, con mucho amor”.

Con la voz forzada por el dolor, adelantó que uno de los sueños de su padre fue el lanzamiento del disco que firmó con Sony Music: “Mi padre trabajó hasta sus últimos días en su música, uno de sus sueños en sus últimos días fue ver con ilusión que su disco llegara al gusto del público”.

A modo de agradecimiento a los fans, mañana (hoy) vamos a lanzar su sencillo, para que escuchen, lo que estaba trabajando con tanto amor mi padre”, dijo José Manuel.