Lo bueno del muro es que Trump queda fuera de aquí: Morrissey

El cantante británico encontró la reacción de poco más de 20 mil personas a sus interpretaciones y a sus frases.

México

Sensible, sincero, apabullante. Así se presentó el icono británico Steven Patrick Morrissey ante 21 mil 500 personas anoche en el único concierto que ofreció en la capital, específicamente en el Palacio de los Deportes.

Fue una larga espera para que volviera a nuestro país, pero el show resultó recalcitrante para los corazones de los mexicanos. Su melodrama encantó, pues muchos se desvivían y otros hasta lloraban. Moz provocaba eso y más con un recital que además estuvo políticamente cargado de aquello a lo que se opone, como el muro del presidente de EU, Donald Trump, las corridas de toros y el consumo de carne.

TE RECOMENDAMOS:Vínculos Fans esperan a Morrissey en el Palacio de los Deportes  

Desde que pisó el escenario al que llegó con un saco plateado con lentejuelas destellantes, todo era una locura. El recinto en el que no cabía ni un alma más, se rindió a los pies de su ídolo al que se le aventaron rosas, cartas, collares.

“¡Familia!”, gritó ante la audiencia para después comenzar con “Suedehead”, uno de los himnos del cantante que hizo estremecer a la multitud, que en la pista se empujaba por llegar hasta adelante y poder tocarlo aunque fuera unos segundos.

“How Soon is Now?”, evocando a su época con The Smiths, continuó en el espectáculo, donde se hacía presente su natal Manchester y sus reminiscencias a su clima y sus calles, aunque nuestro país siempre estaba presente en la mente del intérprete y de sus músicos.

“¡México, México, México!”, gritó Morrissey, acto que fue seguido por su público y también por sus músicos que portaban playeras que recitaban “Fuck Trump”.

“First of The Gang to Die” siguió siendo una de las más celebradas ante los seguidores de distintas edades que portaban orgullosos en sus pechos el rostro del cantante en playeras o sudaderas.

“Ustedes son lindos, hermosos, estoy muy feliz”, expresó el cantante en inglés, mientras se preparaba para entonar “Kiss Me a Lot” y después ponerse más serio en “Ganglord”, donde retrató, en la única pantalla que había, imágenes de abuso policiaco en distintas partes del mundo.

“Speedway” fue motivo para que se sincerara con su gente y hablara sobre Trump y sus políticas antiinmigrantes que tanto han sonado en las noticias.

“Quiero decirles una buena cosa sobre el muro de Trump. La buena noticia es que con suerte vamos a dejar con ese muro a Trump afuera de aquí”, enfatizó después recibir gritos de aprobación y aplausos.

También habló de las peleas de toros. Criticó que aún en México se practique esa actividad y después de eso gritó: “¡No más corridas de toros!”, vertiendo así otra de sus tantas opiniones que llegan a ser polarizadas y que incluso las expone como en “The Bullfighter Dies”.

Tras eso, la estrella dio un golpe a la nostalgia con “There is a Light that Never Goes Out”, con la que muchos se identifican. Quizá una de las más famosas del artista, fue cantada por todos, al cierre de esta edición. 

CLAVES

LA VENTA

Se vendió una playera edición especial de Morrissey con un costo de 400 pesos.

El diseño cuenta con el rostro del cantante cubierto por una máscara de luchador roja, donde están inscritas algunas de sus canciones más reconocidas.

En la cita no se vendieron alimentos con carne, a petición del anfitrión.