ENTREVISTA | POR VIANEY FERNÁNDEZ/ DOMINICAL

Majo Cornejo, cantante

Cirque du Soleil con sabor latino

La cantante Majo Cornejo.
La cantante Majo Cornejo.

Para dar el salto del banquillo a la gran carpa tuvo que hacer maroma y teatro. Desde los ocho años comenzó a realizar doblaje en la serie infantil El mundo de Kolitas; tras obtener una certificación por la Associated Board of the Royal Schools of Music de Londres, inició su formación en los coros de varios artistas y hasta desfiló entre los concursantes de un reality show organizado por TV-UNAM llamado Creando boleros. Ahora, a sus 21 años, Majo Cornejo se convertirá en la primera cantante mexicana en formar parte del Cirque du Soleil.


¿Cómo entraste al Cirque du Soleil?

En octubre del año pasado estuve en el reality showCreando boleros. José Anuar —el primer cantante mexicano que entró al Cirque du Soleil— vio los videos del programa que yo subía al Facebook, un día me llamó y me invitó a hacer una larga audición de nueve meses.


Debió ser un proceso complicado, la compañía se caracteriza por tener un casting muy demandante y un entrenamiento perfeccionista.

Fue, sobre todo, una prueba de resistencia, porque fueron casi nueve meses de audición en los que por lo menos unas cuatro veces a la semana tenía llamado. Me hicieron pruebas no solo de canto, sino de actuación, de clown, de leer partituras, y al final me quedé. Pero ahí no para esto, una vez que eres elegido entras a un entrenamiento en Montreal —en el barrio de Sain-Michel se encuentra una especie de escuela o laboratorio en la que se forman todos los artistas de la compañía—, adonde viajaré en enero para arrancar el proyecto.


¿Entrarás a uno de los más de 20 espectáculos itinerantes que tiene el Cirque alrededor del mundo?

No, es un espectáculo nuevo, en honor a México, que tendrá sabor latino. Aún no tiene nombre, pero comenzará la gira por todo el mundo a partir de la segunda mitad de 2016 y la mayoría de los artistas reclutados somos latinos. Por ahora solo conozco al compositor, Simon Carpentier, que es el creador de la música de varios espectáculos de la compañía. Todo lo demás es un misterio y la aventura comienza en enero, que es cuando me iré a vivir a Canadá para iniciar el entrenamiento.


Haz hecho coros de varios artistas...

Hace poco grabé el MTV Unplugged de Enrique Bunbury; grabé también en Bellas Artes por los 40 años de carrera de de Juan Gabriel; he estado con Diego Verdaguer; he acompañado a los de Reik, Kalimba, a las Pandoras, Pepe Aguilar, a Carla Morrison… he hecho de todo un poco.


¿Qué tan difícil es ser el músico tras bambalinas, la voz anónima?

Es mucho trabajo en equipo para que el artista resalte. Muchas veces consiste en lidiar con el ego, porque hay ocasiones en las que quien está enfrente no es el mejor cantante, pero tienes que aceptarlo. A mí no me conflictúa porque lo disfruto mucho, me pongo muy nerviosa cuando me toca estar al frente sola. Además, siempre trato de hacer las cosas que me gustan, y hay otras que es mejor rechazar.

¿A qué de plano te has negado a entrarle?

Con artistas que tienen fama de no pagar (risas). No voy a decir el nombre, pero una cantante no nos quería pagar a nadie de los músicos tras una presentación porque un sillón del Teatro Metropolitan se había quemado, pero nosotros no fuimos responsables, solo era un pretexto para no pagar. Hay gente que no respeta tu trabajo y piensa que te está haciendo un favor al dejarte cantar, a eso mejor le doy la vuelta.


La tesitura de voz que tienes es disonante con las voces de mujeres mexicanas que hoy tienen éxito comercialmente…

Siempre he creído que somos lo que escuchamos. Crecí escuchando a Eugenia León o Lila Downs, aspiro a educar mi voz con ese estilo. Me gusta el R&B, el soul, el jazz, las voces fuertes, graves, que tengan personalidad, porque me pasa que últimamente prendo el radio y me da la sensación de estar escuchando las mismas voces, no tienen gran identidad o autenticidad; es respetable, pero no es lo que busco.


¿Influyó tu familia? Muchos son músicos egresados del Conservatorio.

Si, también tuvo mucho que ver porque mi papá es músico, mi mamá es mezzosoprano y cuando nací dijeron ¿qué falta?, pues la contralto, y entonces me educaron la voz para que completara el trío familiar (risas).


Estás por debutar en el Cirque du Soleil pero, ¿hay alguien con quién te gustaría trabajar de nuevo en los coros?

Definitivamente con Eugenia León, es mi maestra aunque ella no lo sabe.