El médico de Michael Jackson sale de la cárcel

Conrad Murray fue liberado de una cárcel en el centro de Los Ángeles a las 12:01 de la madrugada, según la oficina del alguacil.
El ex cardiólogo fue declarado culpable en el 2011 de causar la muerte de Jackson en junio del 2009
El ex cardiólogo fue declarado culpable en el 2011 de causar la muerte de Jackson en junio del 2009 (AP)

LOS ANGELES

El médico declarado culpable de la muerte del cantante Michael Jackson fue excarcelado el lunes tras cumplir casi dos años de una condena de cuatro.

Conrad Murray fue liberado de una cárcel en el centro de Los Ángeles a las 12:01 de la madrugada, según la oficina del alguacil. Un cambio en la ley de California permitió que su pena fuera reducida sustancialmente.

El ex cardiólogo fue declarado culpable en el 2011 de causar la muerte de Jackson en junio del 2009 al suministrarle al cantante cantidades excesivas del poderoso anestésico propofol con el fin de que pudiera conciliar el sueño. Jackson realizaba preparativos para una serie de conciertos y Murray era su médico personal.

El futuro de Murray es incierto: a sus 60 años de edad le ha sido suspendida o revocada su licencia para practicar medicina en tres estados y su rostro y nombre son muy conocidos debido a sus vínculos con Jackson y su publicitado juicio por homicidio no premeditado.

El ex galeno ha apelado su condena, aunque un tribunal de apelaciones ha puesto en duda que necesite escuchar el caso. Su abogada Valerie Wass ha sostenido que la corte no debería rechazar la nueva apelación porque podría alterar su sentencia general y reducir parte del estigma que lo rodea debido a su declaración de culpabilidad.

Pese a su encarcelamiento, Murray no ha permanecido completamente silencioso. Grabaciones de sus llamadas telefónicas han sido colgadas en el cibersitio TMZ, especializado en celebridades, y el ex galeno dijo en el programa de televisión Today que lloró de alegría después de que un jurado civil determinó recientemente que los promotores de la serie de conciertos con los que Jackson pensaba relanzar su carrera no cometieron falta alguna en la contratación de Murray.

Sin embargo, no declaró en su caso civil ni subió al banquillo de los testigos durante su juicio penal.

Con anterioridad Murray mantuvo clínicas en Houston y Las Vegas, y con frecuencia se quejó de las condiciones de su reclusión tras su declaración de culpabilidad. Fue autorizado a cumplir la totalidad de su sentencia en una cárcel de Los Ángeles en lugar de una prisión estatal debido a la ley aprobada para aliviar el hacinamiento en los penales californianos al transferir a los delincuentes no violentos a cárceles locales.