Love of lesbian ofreció un tiempo guay

Le dedicaron una canción a Leonard Cohen, recién fallecido, "este año ha sido una putada para la música".
Love of lesbian
Love of lesbian (Nacho Reyes)

Guadalajara

Poco después de las nueve, las luces se apagaron en el Teatro Diana y se encendieron los enceguecedores reflectores azules. Junto con esas luces, las luces de las pantallas del celular, esperando a grabar la salida de Love of Lesbian al escenario.

Los primeros acordes de "Cuando no me ves" logró que la mayoría del público se pusiera de pie y coreara o gritara sus partes favoritas, que a momentos parecían ser toda la canción.

Un prolongado aplauso sucedió a la abridora de la noche, antes de que Santi Balmes cantara la línea "¡Guadalajara, Guadalajaraaa!", su manera de decir buenas noches. "Gracias por triplicar el público que vino la vez anterior", compartió el líder de la banda en su segunda visita a nuestro país en el año, "esperemos que cuando salgan de aquí, piensen 'No podría haber estado en un sitio mejor'". Y el público pareció tomárselo en serio, ya que no volverían a sentarse por todo lo que duró el concierto, ejercitando gargantas y pantorrillas, con gritos y saltos.

Balmes cantó de rodillas gran parte de "Bajo el volcán" y se mostró emocionado con las efusivas respuestas de su público y cada grito que rezaba "¡Te amo, Santi!". Después de tan alto ánimo, el cantante aprovechó para dedicarle una canción a Leonard Cohen, recién fallecido hacía un par de horas, y compartió "este año ha sido una putada para la música" antes de lanzarse a "Los seres ocultos" en honor al músico canadiense, los asistentes en unísono gritando "Puede que en realidad seamos únicos".

"Quiero que durante estas dos horas, los problemas queden fuera", deseó el cantante después de un par de canciones, en anticipación a una noche en la que realmente parecía no haber preocupaciones.

Algunos puntos altos del concierto fueron "En busca del Mago", canción que no habían tocado en España porque quisieron estrenar en México, "La niña imantada" tocada en versión acústica intercalada con anécdotas de Balmes, "Segundo asalto" y "Contraespionaje", canción dedicada a Barcelona, su ciudad de origen.

"Sois un público de poca madre", se sorprendería Balmes, a lo que Jordi Roig, guitarrista, complementaría "son bien chidos". Con "Oniria e Insomnia" se despidieron por primera vez, pero no pasaron cinco minutos de ausencia en el que el público gritó repetidamente "¡Love of Lesbian!", antes de que regresaran con "Pizzigatos" e "I.M.T", en la que Santi bajó al público y provocó una avalancha para tomar la foto de cerca, jaloneos al intentar regresar al escenario y que varias chicas se subieran al escenario.

"El Yin y el Yen" provocó tal energía que los integrantes confesaron querer nacionalizarse mexicanos, "Incendios de nieve" fue uno de los momentos más emotivos de la noche y "Los toros en la Wii" fue acompañada por fuertes palmas.

SRN