Joss Favela narra su historia a estudiantes de Las Vegas

La Fundación Grammy Latino entrega donativo a escuela de música.
Se entregó un cheque representativo para adquirir instrumentos.
Se entregó un cheque representativo para adquirir instrumentos. (Adriana Jiménez)

Las Vegas

Poco más de 500 alumnos de la Desert Pines Hight School estaban atentos a las palabras de Manolo Díez, director de la Fundación del Gramny Latino, en torno a la importancia de la preparación escolar. Sin embargo, cuando el ejecutivo cedió su lugar a Joss Favela, los chicos se deshinibieron. Más de uno proyectó su admiración al músico y compositor jalisciense, a través de gritos y suspiros, y también más de uno entre el género masculino se manifestó provocando murmullo, con sus comentarios.

Joss lucía nervioso ante los cientos de jóvenes, pero poco a poco entró en confianza. Al grado de que confesó que fue precisamente “a la edad de 13 años cuando empecé a involucrarme en la música”.

De entonces a la fecha Joss asegura que ha vivido de todo, incluso tropiezos y malos momentos que ha superado, “como el haberme que tenido que ir de mi casa a la Ciudad de México. No tenía dinero, pero tenía muchas ganas de hacerla, por eso aquí me tienen después de tantos años”, señaló.

Aunque en el camino también ha habido momentos “muy gratos, como la doble nominación al Grammy Latino que me trajo por segunda ocasión a Las Vegas. El año pasado vine nominado por la canción “Me sobrabas tú”, que interpretaba Recoditos y ahora por el álbum Hecho a mano y además por mi nominación como Mejor Artista Nuevo”, comentó a la audiencia.

“Así que solo les puedo decir que los sueños sí se cumplen con dedicación y empeño”, consejo que los pupilos escucharon mientras Joss dejaba el escenario para que el grupo de mariachi de la escuela tomara el lugar, y siguiera la fiesta en el auditorio teatro del plantel que se ubica, muy al norte, y completamente alejada de la Ciudad del Juego.

Apenas se hicieron presentes las cornetas, la fiesta se incrementó al ritmo de “Tatuajes”, de Joan Sebastian, y entre el alumnado más de uno manifestó su gusto por la música mexicana y de inmediato se sumó con coros espontáneos, mientras que otros se limitaban a observar a sus compañeros.

Unos más aprovechaban la cercanía con el compositor y le pedían unas selfie y un autógrafo.

Pero la petición de que Joss volviera al escenario terminó con esa comunión para reanudar la comunicación masiva con el autor. Aunque ahora fue su inspiración el idioma que usó para que una gran mayoría lo secundara cuando interpretó “Por qué terminamos” y “Te hubieras ido antes”.

Como final, la foto con el mariachi y los ejecutivos de la Fundación del Grammy Latino, Ford Motor Company y la Desert Pines Hight School para hacer la entrega simbólica de 20 mil dólares en instrumentos para la escuela, “lo cual es muy relevante, porque ahora sí que los instrumentos son los instrumentos que tenemos para sacar los sentimientos  y convertirlos en canción”, destacó.