El extraño mundo de Elfman

El compositor habló en exclusiva con ¡hey! de sus filmes con Tim Burton y cómo escribió la música de "Los Simpson".

Ciudad de México

Danny Elfman llegó amable y sencillo a nuestro estudio de televisión, dispuesto a platicar antes de los conciertos de su música con la Orquesta Sinfónica Nacional los pasados martes y miércoles. Sin importar sus cuatro nominaciones al Oscar y el hecho de que es una gran figura de culto para miles y miles de fanáticos, Danny, entre broma y broma, quiso esconderse bajo nuestra mesa cuando le mostramos imágenes de él cantando en un concierto londinense.

¿Eres tímido, Danny Elfman?

Odio verme en la pantalla; no sabía que ibas a hacer eso.

Lo siento mucho, pero lo teníamos que hacer…

Tramposa. (Entre risas).

Este es un gran show y tú vas a cantar; espero que no seas tímido cuando estés cantando, solo cuando te ves a ti mismo.

Cuando estoy en el escenario estoy bien y es raro, porque no había estado en el escenario desde hace 18 años, desde el final de Oingo Boingo, antes del show de estreno en el Albert Hall de la música de Elfman/Burton, así que fue un poco aterrador; 18 años sin cantar para un público y de repente salir y usar mi voz de nuevo.

¿En su momento fue una decisión difícil para ti pasar de estar en una banda de rock a dedicarte a hacer música para películas?

De hecho no fue una decisión, fue más un accidente, fue un gran accidente. Recibí una llamada para conocer un tal animador llamado Tim Burton. Por supuesto nunca había escuchado de él, nadie había escuchado de él, y me quería para hacer la música de una película, y yo asumí que me quería para hacer canciones, y él me dijo: “No, yo te quiero para hacer la partitura”, y yo pensé “¿Qué? Estás loco”, y se lo dije: “Estás loco, yo no hago partituras”. Casi no lo hago, fue una gran decisión porque escribí una pequeña pieza de música, no pensé mucho en ella, la grabé en casa, la puse en un casete y eso se convirtió en la música de los títulos de La gran Aventura de Pee-Wee. Recibí una llamada dos semanas después diciendo que el trabajo era mío, y mi primer reacción fue: “No, diles que no puedo hacerlo”, y mi manager en aquel entonces me dijo: “He estado negociando por dos semanas, tú llámales y diles que no puedes hacerlo”, así que miré el teléfono y dije: “Mmmm.... lo haré”.

Sí, más fácil.

Sí. Fue mucho más fácil así.

Tienes un talento natural para el misterio, el suspenso, pero también para la diversión. ¿Es parte de tu personalidad? ¿O es solo tu música?

No sé realmente cuál es mi personalidad, no creo tener una personalidad, si soy honesto.

Trato de divertirme con cada cosa que hago, pero también puedo ser muy intenso con mi trabajo, y en ese proceso también trato de hacer algo para divertirme.

Ha sido una colaboración constante, pero pienso que uno de tus trabajos más representativos es El extraño mundo de Jack, ¿sabías que así es como le llamamos a la cinta The Nightmare Before Christmas? (Pesadilla antes de la Navidad).

No lo sabía. ¿El extraño mundo de Jack? No sabía eso, es de hecho un mejor título.

Dime algo: ¿Es cierto que originalmente tú no ibas a hacer la voz de Jack Skellington?

Es cierto. Yo escribí las canciones... no sabíamos cuántas canciones habría, no había nada planeado sobre ello. Tim y yo no sabíamos cómo comenzar un musical y no había un guión y el estudio de animación estaba listo para comenzar y no teníamos nada listo para entregarles y Tim dijo: “¿Por qué no empezamos con las canciones? Digamos lo que más podamos de la historia en canciones”. Eso se sentía bien, y luego pudimos empezar con el guión después de las canciones. Comenzamos al revés, él me decía algo de la historia y yo escribía la canción, luego la tocaba tres días después y me decía: “Oh, eso está bien”. Y cosas como “Y ahora Jack se adentra en el bosque y encuentra un árbol, y es succionado hacia su mundo, y todo es nuevo, todo es nuevo”, y yo le decía “Lo tengo, lo tengo” y me decía “Me gusta esa canción”. Así que, literalmente, nos juntamos diez veces e hicimos diez canciones, y antes de que me diera cuenta, ya habíamos contado toda la historia. Así que fuimos al estudio e hice unas pruebas de todo; hice todas las voces de los personajes, excepto por Sally; lo intenté, pero no pude hacer su parte. Y entonces comenzaron a animar desde ahí y todo comenzó a tener forma, pero, en cierto punto, cuando estaba cantando las canciones de Jack, Tim me miró y dijo:

“Tú haz a Jack. Creo que tú tienes que hacer a Jack”.

Y dije “Sí”. Ahora no puedo imaginar a nadie más haciendo esta voz,  porque me siento muy identificado con Jack, así que escribí sus canciones como si las estuviera escribiendo para mí, de mi propia historia. Así que se sentía tan personal para mí, que no podía imaginar a nadie haciéndolo.

Vamos a terminar con algo que es otro proyecto en el que trabajaste y que ha resultado enorme en México, ¿sabías que Los Simpson, cuya música tú escribiste, son casi más famosos aquí que en cualquier otra parte del mundo?

Yo jamás esperé que nadie fuera a escuchar esa pieza de música o que fuera a ver eso. Cuando lo hice fue por diversión y pensé: “nadie va a ver esto”.

Y es una de las piezas de música más reconocibles en todo el mundo.

Es irónico porque me tardé un día en hacerlo. Fui a la junta de Los Simpson y Matt Groening me explicó qué es lo que quería; así que escribí esa pieza en el coche camino a casa, fui al estudio y la grabé muy rápido; ha sido la cosa más fácil que he hecho, pero jamás pensé que nadie la escucharía, fue solo una tontería.