Ni la enfermedad frenó a Imagine Dragons

Un evidentemente cansado Dan Reynolds encabezó una emotiva presentación en Jalisco.

Guadalajara

No importó la fuerte gripe que sufrían Dan Reynolds (voz) y Wayne Sermon (guitarra), Imagine Dragons puso de cabeza por poco más de una hora a los cerca de seis mil asistentes al Patio 2 del Auditorio Telmex, donde presentaron lo mejor de su primera producción, Night Visions.

A las 21:50 de la noche salieron al escenario los jóvenes originarios de Las Vegas. “Fallen” marcó el inicio de la presentación, y el escándalo de sus adolescentes fanáticas que hicieron fila desde la noche anterior para estar lo más cerca posible no se hicieron esperar. “¡Viva México!”, gritó Reynolds para saludar al público.

Dan, Wayne, Ben McKee (bajo) y Daniel Platzman (batería) tomaron con fuerza el escenario. “Tiptoe” continuó con el show, fue cuando Reynolds comenzó a mostrar signos de cansancio, pero sin bajar el ánimo.

“Estamos muy emocionados de estar aquí. Les puedo decir desde el fondo de mi corazón que amamos a la gente de México”, agradeció Dan ante las constantes muestras de afecto de la audiencia.

“Hear Me” fue el preámbulo al inicio de “It’s Time”, tema que provocó la locura. Hasta ese momento el sonido del recinto no terminaba de acomodarse y por momentos se perdían los matices, lo que provocó que la interpretación se escuchara plana en algunas canciones.

La banda nunca bajó el ánimo y a pesar de que el cansancio en la voz de Reynolds era notorio, en ningún momento dejó de saltar y animar a la gente.

Después de interpretar “Who we are y Rocks” se disculpó con sus fans: “Tengo que hacer una confesión, Guadalajara, he estado enfermo los últimos tres días, estuvimos muy cerca de cancelar el show, pero no podía dejar de cantar frente a mi audiencia favorita en el mundo”.

En la recta final del show Reynolds hizo una pausa para dedicar una canción a Tyler Robinson, un joven seguidor de Imagine Dragons al que conocieron mientras luchaba contra el cáncer y que perdió la batalla hace cerca de un año. El público ovacionó a Tyler y acompañó a un casi afónico Dan en los coros de la melancólica “30 Lives”.

Un solo de bajo de McKee abrió la puerta a Demons, canción que trajo de vuelta los gritos ensordecedores de las jóvenes fanáticas. Reynolds prometió regresar sano y con nuevo disco bajo el brazo ante las “personas más sorprendentes del mundo” justo antes de tocar “On Top of the World” y hacer una pequeña pausa.

Para culminar, regresaron al escenario ataviados con sarape y sombrero para cantar un “Cielito lindo” que mantuvo el buen ambiente, el cual llegó al éxtasis con la canción más exitosa de la banda, “Radioactive”.

Previo al concierto, Daniel Platzman comentó en entrevista que en un par de meses concluirán su extenso tour mundial y regresarán a Las Vegas para grabar un nuevo material y prometieron regresar para presentarlo a los tapatíos.

• • •

Dato

Los capitalinos de Reyno se encargaron de abrir el concierto. El público en su mayoría fue formado por niños y adolescentes acompañados de sus padres

• • •