La música es mi religión, mi rumbo, mi vida entera: Eduardo Magallanes

El músico, arreglista y compositor habla del porqué no han surgido éxitos de música mexicana, de sus proyectos y su participación en “Las Mañanitas” a la Virgen de Guadalupe.
Eduardo Magallanes, toda una vida dedicada a la música.
Eduardo Magallanes, toda una vida dedicada a la música. (Clasos)

México

Eduardo Magallanes, quien ha hecho historia en el mundo de la música, al ser arreglista y productor de grandes figuras como Juan Gabriel, Angélica María y Estela Núñez, y de destacados eventos como el Festival OTI, en el que participó con títulos como “De mí para tí” y “Así te amo”, luego de que su padre le diera sus primeras oportunidades como pianista suplente en los años 50 en los teatros de revista, asegura que la música se ha convertido en su todo prácticamente desde que nació.

Esto porque de su padre, el trombonista Adolfo  Magallanes, heredó la pasión por la música, y de su madre, la bailarina, coreógrafa y segunda tiple de los teatros de revista Oswelia Calva Contreras, el amor por el arte. No obstante, él ha escrito su propio camino a base del talento que lo distingue e imprime en cada producción en la que participa, como la que prepara con Los Temerarios o como la que se proyectará esta noche por el canal Las Estrellas, bajo el título de “Las Mañanitas” a la vírgen de Guadalupe, en el que participa como asesor musical, para lo que él llama “un evento dedicado a la fe del pueblo”.

Usted ha escrito toda una historia como músico, compositor y arreglista, ¿qué  ha sido la música para usted?

Mi religión, mi rumbo, mi zona de confort, mi vida entera, gracias a ella nací yo, porque mis padres se conocieron en el mundo de la música. También gracias a la música conocí a mi mujer y formé un maravilloso matrimonio, con el que ya estamos cumpliendo 52 años, y tenemos nuestra vida nuestros hijos, nuestros nietos.

“Como un capítulo, también muy especial, puedo decir que gracias a la música conocí a Alberto Aguilera Valadez”.

Con Juan Gabriel hizo una mancuerna por años, ¿qué ha representado en su vida?

Una gran amistad, que se construyó a lo largo de 34 años; fui la persona que lo acompañó en sus proyectos escénicos y fonográficos durante todo el tiempo.

Incluso también en la serie biográfica que produjo Disney, "Hasta que te conocí", en ella se ve cómo usted forma parte de su historia, desde que nace profesionalmente hasta que fallece…

Sí, me toco todo eso, ser parte de su historia, convivir y vivir muchas cosas de él. Incluso me tocó recibir el Grammy Latino que la Academia Latina de la Grabación le otorgó este año por su disco Los dúo 2, lo cual me enorgullece mucho. Además, sigo haciendo entrevistas por el último disco que hicimos, Juan Gabriel se viste de etiqueta por Eduardo Magallanes, una grabación que de alguna manera me regaló, pues él pidió a la disquera que la producción saliera el día de mi cumpleaños número 75. Lo cual agradezco y tuve la suerte de decírselo en su momento.

Sin embargo, en su carrera ha habido otras figuras con las que también hizo mancuerna, ya sea en los arreglos de alguna producción o bien dándoles temas, ¿cuáles han sido las más significativas para usted?

Podemos hablar desde “A dónde va nuestro amor” con Angélica María, hasta “Resulta que te quiero” con Manoella Torres, o “Vivir sin tí” con Estela Núñez. También hay muchas canciones mexicanas con el mariachi Vargas de Tecatitlán. Como compositor he hecho muchas cosas, pero mi trabajo se ha desarrollado más en el ámbito de los arreglos musicales, que es una forma de composición, reconocida en el derecho de autor, aunque desafortunadamente la gente no sabe ni siquiera de qué se trata nuestro trabajo. Pero es un trabajo de composición evidentemente. También está mi trabajo en diversas orquestaciones (entre las que destaca su intervención en el festival OTI) y mi dirección musical; como productor, agradezco a la gente que me tenga  confianza para darme sus trabajos.

La música mexicana es uno de los tantos géneros que figuran en su trayectoria de arreglista y productor, ¿qué pasa con ella, por qué en la reciente entrega del Grammy se declaró nula la categoría debido a que no hubo canciones ni grabaciones que se inscribieran para la competencia?

Sí, sé que la quitaron, que estuvo desierta, porque no se alcanzaron a inscribir. Lo que sucede es que no hay el impulso que debería haber, pero no es culpa del Grammy, yo conozco muy bien al presidente de la  Academia Latina de la Grabación, que es Gabriel Abaroa, que es un señorón, que lo ha dicho muchas veces: ‘Ayuden a que esto suceda, la música mexicana necesita la presencia del mariachi. El Grammy es una plataforma para mostrar lo que se ha hecho y premiar lo que valga la pena, pero si no se inscriben los proyectos, qué hacemos´.

“Insisto, el problema en gran parte se debe a la falta de espacios para la promoción de la música mexicana”.

La música ha sido su compañera de vida, pero ¿le ha quitado algo?

No, no me ha quitado nada, porque la música es vida y yo estoy vivo todavía.

¿Qué viene para usted, cómo cierra el año y qué proyectos tiene para 2017?

Pues ha sido un año muy interesante por las producciones que he hecho, especialmente por la que hice con Juan Gabriel, lo reitero porque fue un trabajo muy emotivo para los dos y porque es lo último que hice con él, por su desafortunada y sorpresiva muerte, a la cual no acabo de acostumbrarme.

“Y, bueno, pues hay muchos proyectos en puerta, que se concretarán o terminarán en 2017; por ejemplo, estoy haciendo un disco con Los Temerarios, también estoy haciendo unas producciones para clientes particulares que me contratan. Estoy  trabajando en un proyecto con Enrique Guzmán que va a cumplir 60 años en la música y tengo otros proyectos, pero no los puedo mencionar aún.

“Y dentro de los más próximos están “Las Mañanitas” a la Virgen de Guadalupe que realiza Televisa, bajo la producción de Miguel Ángel Herros; ahí estoy como asesor musical y colaboro con el maestro Jesús Gama, director del mariachi Gama Mil, que es el que nos acompaña cada año en esa tradición”.

¿Su participación en “Las Mañanitas” básicamente es profesional o usted tiene un interés personal, es católico?

“Las Mañanitas” son un evento muy significativo, porque es dedicado a la fe del pueblo, se convierte en algo muy emotivo para todos, para el pueblo, para los artistas que participan y para todos los que de alguna manera nos involucramos. Y, sí, soy católico, entonces, de alguna manera la emoción también es a nivel personal.