ENTREVISTA | POR HAIDE AMBRIZ PADILLA

Mike Hernández Compositor Lagunero

Plasmar sentimientos es la pasión de Miguel Hernández, quien sueña con un Grammy, pues ya estuvo nominado y buscar cristalizar tantos años de esfuerzo.

Lagunero le compone a Kalimba y Samo

La inspiración de Mike Hernández interpretada por grandes.
La inspiración de Mike Hernández interpretada por grandes. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Miguel Hernández, mejor conocido en el mundo artístico y de la música como Mike Hernández, compositor, músico y arreglista, desde los 11 años empezó con su familia en el Grupo Cobra.

A los 15 años los grupos locales lo invitaban a tocar con ellos, migró a un grupo de Cuatro Ciénegas, Coahuila y luego de 4 años cerró ese ciclo y participa en Los Capi, un grupo de Gómez Palacio.

¿Cómo migras de un estilo músical al pop-rock?
Todo en la vida tiene sus ciclos, culminó mi ciclo en Los Capi, cuando los grupos como Camila, Kalimba y luego Samo estaban en su apogeo, fue cuando decidí probar suerte y mandé mis demos.

"Para los compositores el pago se da hasta que salga el disco, la canción sea sencillo, tarda mucho la remuneración".

Finalmente en 2009 me llaman de México para escuchar mis canciones, sin embargo no pasó nada después de esta entrevista.

En 2010 llego a México a un diplomado en composición en Sony Music y de ahí empezó todo.

¿Se abrieron las puertas del mundo del espectáculo con este curso?
Sí, ahí conocí al papá de Yuridia, me invitó a tocar, participé en dos giras con ella. Después me fui a componer para el disco de Carlos Gatica, con un sencillo que se llama "No Vale la Pena", es el hijo del jugador Carlos Hermosillo.

Luego llegó la participación con Samo, hicimos una canción que al principio anduvo rondando por Alejandro Fernández y varios más, sin embargo llegó con quien tenía que llegar, Samo le mete su feeling y se logra la hermosa canción "Doy un Paso Atrás", donde también incursioné como arreglista, con el piano en el género pop, también le hice arreglos a Ha Ash.

¿Con qué otros artistas has participado?
Con Reik, con los chavos de Matisse, con varios. Actualmente estoy enfocado en los discos de Samo y Kalimba.

Regreso a México y tengo sesión con Kalimba lunes, martes y miércoles, regreso a Torreón porque me invitaron a dar una conferencia a una escuela de música.

Con Samo también estoy como músico, mi fuerte es el piano, toco todos los instrumentos, eso me permite hacer arreglos.

Con Kalimba me fui el año pasado a una gira, también he participado en proyectos, con una muchacha que estuvo en La Voz México, entre otros.

¿Qué es primero la música o la letra?
No hay reglas, a veces te cae la letra y música del cielo, otras llega sola la melodía, luego la letra.

Me pasó con una canción que me llegó de la inspiración divina, se la dediqué a Marc Anthony, sin embargo, influye mucho el prestigio y carrera del compositor, para que un artista encumbrado de talla internacional te tome en cuenta.

La canción sigue en Miami, rondando a varios artistas, sin embargo está hecha para que Marc Anthony la cante. Las canciones se dividen en melodía, letra y arreglos.

¿Para quién escribes?
Siempre he sido una persona que no he estado aterrizado en un solo lugar, las relaciones siempre se complican, la distancia me pesa y me inspira, sin embargo, escribo para todos y la inspiración me llega de todos lados.

Puedo estar platicando con alguien y lo que dice me llega o me toca y de ahí sale la canción.

¿Le cantas al amor y al desamor?
Sí, siempre se ha dicho que el amor manda y es verdad, las canciones de desamor son las que más fluyen, las canciones positivas me cuestan, pero cuando llega la inspiración llega, la plasmo en letra y música.

¿Cómo vive un compositor?

"Siempre se ha dicho que el amor manda y es verdad, las canciones de desamor son las que más fluyen, las canciones positivas me cuestan, pero cuando llega la inspiración llega".


Los compositores siempre son desdeñados, la canción brilla por el artista, nunca por el compositor, los créditos chiquitos son los que nos tocan, las ganancias millonarias son para el artista.

Para los compositores el pago se da hasta que salga el disco, la canción sea sencillo, tarda mucho la remuneración.

La vida de un compositor es acelerada, entre llamados, sesiones de composición, creación de demos. Siempre te falta tiempo, a pesar de que plasmas sentimientos, siempre andas corriendo de un lugar a otro.

¿Existe una cartera donde el medio artístico vea talentos nuevos y se oxigenen sus proyectos?
Como tal no, sin embargo el diplomado de Sony Music me abrió muchas puertas, eso no quita que tienes que seguir tocando más puertas y presentando tus proyectos y demos.

¿Cuál es tu sueño como compositor?
Mi sueño es que la comunidad latina de artistas que están en Miami canten mis canciones, Thalía, Marc Anthony, Bruno Mars, por mencionar algunos.

Ganar un Grammy es mi sueño dorado, ya que estar nominado ya es un logro.

¿Imaginaste estar dónde estás, desde pequeño?
Sí, desde pequeño tenía claro que yo quería ser músico, me costó mucha dedicación, horas de estudio, para perfeccionar técnicas, si se quiere hacer algo se debe dejar la zona de confort, tener mucha disciplina, tenacidad y ganas de hacerlo, a pesar de las dificultades que presenten.

Hago lo que amo, eso me da impulso para seguir adelante, mi meta es poner a La Laguna muy en alto.