Tras una cancelación en 2010, Of Montreal se presentó en Guadalajara por primera vez

Un Teatro Estudio Cavaret a menos de la mitad de su capacidad recibió calurosamente a los estadunidenses, quienes imprimieron poder en la interpretación, una canción tras otra.
Of Montreal se presentó en el Teatro Estudio Cavaret
Of Montreal se presentó en el Teatro Estudio Cavaret (Arturo Alvarez)

Guadalajara

Corto, colorido, poderoso y muy bailable fue la presentación de anoche de Of Montreal. La banda de Athens, Georgia, llegó por primera vez a la ciudad después de cancelar un show pactado para noviembre de 2010. Un Teatro Estudio Cavaret a menos de la mitad de su capacidad recibió calurosamente a los estadunidenses, quienes imprimieron poder en la interpretación, una canción tras otra, para poner a bailar a quienes pacientemente esperaron por su primera visita a Guadalajara.

Cerca de las 21:20 horas dio inicio el show, sin banda telonera y sin esperar a quienes, por ser día a mitad de semana, se retrasaron por el pesado tráfico al salir de trabajar. Triumph of Disintegration y Suffer for Fashion pusieron las bases para que el público comenzara a bailar. Para ese momento, Kevin Barnes, vocalista, guitarrista y único miembro original de la banda, ya tenía la atención del público con su colorido vestuario y con el dramatismo de su interpretación.

A Barnes lo acompañaron en el escenario Rebecca Cash, Clayton Rychlik, Jojo Glidewell, Bob Parins y Bennett Lewis, cada uno con estilos musicales y de vestimenta completamente distinta, lo cual se refleja en la mezcla de tan variada de sonidos que ha alcanzado la banda en sus 12 discos de estudio desde 1997.

We Will Commit Wolf Murder, Fugitive Air, Softcore, Wraith Pinned to the Mist y Faberge Falls for Shuggie fueron los siguientes temas, que mantuvieron alto el ánimo de la audiencia que no paró de bailar.

Guitarras pegajosas y distorsionadas, coros repetitivos empatados con el sintetizador y una base de batería y bajo que mantuvo el ritmo de los pies fueron la constante. El recorrido por la amplia discografía de la banda continúo con Coquet Coquette, Colossus, Raindrop in My Skull y Plastis Wafers, una tras otra, sin pausas, para no perder el momento.

Barnes se dio tiempo para saltar, bailar, bajar a cantar con el público, semi desnudarse en el escenario y hasta cambiarse de ropa (por un atuendo más colorido). El éxtasis del concierto llegó con St. Exquisite's Confessions, Gronlandic Edit, The Party's Crashing Us y Heimdalsgate Like a Promethean Curse, temas acompañados de diversos agradecimientos por parte de los miembros de la banda.

Después de una breve pausa y la clásica petición de más por parte del público los músicos volvieron al escenario. Poco más de diez minutos de The Past is a Grotesque Animal pusieron punto final a la noche. Después de casi tres años y medio de cancelar su visita a la ciudad, Of Montreal cumplió con los tapatíos.