Black Sabbath, la banda que definió al heavy metal

"Es una banda legendaria, creadora de todo un género musical, ese es su mayor mérito y legado", mencionó el crítico Julio Solórzano. 
Black Sabbath.
Black Sabbath. (Reuters)

México

Tras casi 50 años de trayectoria musical, la banda británica Black Sabbath se despedirá de los escenarios como aquella que definió al heavy metal y le dio fama a nivel mundial, afirmó el crítico mexicano Julio Solórzano.

"Es una banda legendaria, creadora de todo un género musical, ese es su mayor mérito y legado", destacó en ocasión del concierto que los músicos ofrecerán en este país, este 16 de noviembre en el Foro Sol de esta ciudad.

Para ese día, se prevé la asistencia de, por lo menos, unas 60 mil personas que escucharán el sinfín de éxitos de la agrupación, así como los temas incluidos en su último material discográfico "13", que lanzó el 13 de junio de 2013.

TE RECOMENDAMOS: Adele y Black Sabbath, los conciertos más esperados

"La expectativa es enorme. Se trata de un tour sumamente especial por ser la despedida de Black Sabbath con tres de sus miembros originales. Aunque es probable que su vocalista, Ozzy Osbourne continúe con sus planes como solista, el futuro del guitarrista Tony Iommi y el bajista Geezer Butler, es incierto".

El crítico mexicano recordó los inicios de la banda y cómo fueron recibidos por las revistas especializadas. 

"En los inicios de la banda, la revista estadunidense 'Rolling Stone' hizo una reseña y su autor calificó su música como una basura. Quién iba a decir que él mismo se disculparía con ellos por lo que había escrito 20 años atrás".

Y es que, en aquel tiempo, la lírica de los temas causó escándalo y discusiones debido a que hablaban acerca del ocultismo y el terror. En su segundo álbum, los temas se relacionaron con la paranoia, la guerra y el abuso de drogas, dejando a un lado las fantasías de que la paz y el amor conquistarían el mundo.

"Si bien las letras no estaban orientadas hacia el satanismo como tal, sí eran muy oscuras y a cierto sector de la población le causó conflicto. Para principios de los años 70 eran temas difíciles de tratar, así que los músicos ocasionaron revuelo, tanto para bien como para mal".

El experto en música cree que Black Sabbath se despide en el momento adecuado, ni tan jóvenes ni tan viejos. Ni decadentes ni en su mejor momento.

"Todos rondan en los 70 años y aunque hay músicos que a esa edad siguen arriba de los escenarios, es cierto que los de Black Sabbath no gozan de grandes condiciones de salud, de hecho, nunca se han caracterizado por tenerla a plenitud.


"Sí derrochan energía, pero se les ve cansados. Ozzy requiere de oxígeno en los conciertos y aunque se les va a extrañar a todos juntos, se van en el momento adecuado. Sobre todo también, para que Tony Iommi atienda el cáncer que le aqueja desde 2012".

La primera vez que Black Sabbath visitó México fue en 1989. El único miembro original de la alineación fue Tony Iommi, pero el concierto programado en el Nou Camp de León, Guanajuato, se canceló debido a que el gobierno del estado consideró que la banda tenía "relación con el satanismo".

A pesar de ello, el "show" se trasladó a San Luis Potosí y aunque hubo gran demanda en la venta de boletos, dos días antes también se canceló para evitar que "la ciudad quedara satanizada", declararon las autoridades.

TE RECOMENDAMOS: Black Sabbath anuncia su último concierto en México

La segunda vez que regresó fue el 8 de noviembre de 1992 en el Palacio de los Deportes, ya con Geezer Butler en el bajo, Ronnie James Dio en la voz y Vinny Appice en la batería. La misma alineación se presentó en 2007 en el Auditorio Nacional, ahora bajo el nombre de Heaven & Hell, y fue el 26 de octubre de 2013 cuando tocaron sus miembros originales.

"Ese concierto fue inolvidable. Dijeron que asistieron como 80 mil personas, pero yo creo que fuimos más. Fue una noche muy tumultuosa y aunque llegamos temprano, las filas para ingresar al Foro Sol eran eternas; existía mucha ansiedad por vivir la noche.

"Megadeth abrió el concierto y aunque hizo un buen papel, no fue necesaria su presencia. Cuando terminaron su participación y cambiaron el escenario, la expectativa fue incrementando hasta que por fin la banda subió al escenario y la algarabía fue total.

"Había gente de todas las edades: abuelos, adultos, jóvenes y hasta niños de 4 y 6 años, hijos de una amiga. Fue un concierto inolvidable", destacó Solórzano.

Temas como "Paranoid" (1970), "War pigs" (1970), "Symptom of the universe" (1975) y "Sabbath bloody sabbath" (1973), señaló, hicieron retumbar cada rincón del recinto por lo que este 16 de noviembre se espera repetir la hazaña de los legendarios músicos.

Luego de su concierto en México, la banda se presentará en Chile, Argentina, Brasil, Alemania e Irlanda.



DAPR