Música, baile y show en el Diana

Con buen ambiente, buena música y un irreverente, novedoso y atractivo espectáculo el grupo Zaikocirco presentó su disco PorkyStyle
Para las 22:20 el show parecía terminar, pero no fue así ya que zanqueros, músicos, titiriteros y demás artistas se aventuraron a los pasillos del teatro.
Para las 22:20 el show parecía terminar, pero no fue así ya que zanqueros, músicos, titiriteros y demás artistas se aventuraron a los pasillos del teatro. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Altas dosis de energía acompañados de música con elementos del Jazz funk, con toques de ska y tintes de tango además de todo un concepto circense fueron los elementos con los que el grupo musical-artístico Zaikocirco conquistó a casi dos mil personas que se reunieron en el teatro Diana.  

El grupo de artistas actuó por primera vez  en este recinto para dar a conocer a los entusiasmados asistentes un verdadero acto circense en el que con maromas, zanqueros, títeres, malabares, baile y mucha música  como plato fuerte presentaron su primer material discográfico PorkyStyle.

En punto de las 21:00 horas se iluminó el escenario del teatro Diana, los primeros acordes provocaron que una oleada de aplausos inundara el recinto.

"Hola Guadalajara que gusto, hoy tenemos muchos invitados" dijo el líder del colectivo y de inmediato los finos acordes de una trompeta robaron suspiros y aplausos.

Para el siguiente acto se sumaron al elenco cuatro nuevos miembros que con tambores hicieron armonía perfecta con los demás instrumentos,  a la par y al compás de la música una artista plasmaba sobre un lienzo imágenes diversas que hacían el número aún más interesante.

Los actos continuaba y los ánimos se encendían aún más, interacciones con el público hacían el espectáculo por demás divertido y entretenido.

El grupo fue ovacionado al inicio y fin de cada uno de los vistosos y complejos números, que eran acompañando por coreografías, música y alguno que otro chascarrillo dando así una muestra de trabajo, esfuerzo, pasión y  dedicación de todos sus miembros.

Para las 22:20 el show parecía terminar, pero no fue así ya que zanqueros, músicos, titiriteros y demás artistas se aventuraron a los pasillos del teatro. El derroche de energía  continuó con un acto más ahora abajo de la tarima principal, los casi dos mil asistentes reunidos, alzaron las manos para acompañar al numeroso grupo de artistas que salieron a escena y divirtieron con sus malabares y ocurrencias.