Viñedos llenos de la mágica voz de Fernando de la Mora

La vinícola Casa Madero de Parras, abrió sus puertas a los visitantes y al Festival Julio Torri. Casi tres mil personas disfrutaron de esta actividad.
El tenor, Fernando de la Mora, se presentó el día de ayer en Casa Madero de Parras, en el marco del Festival Julio Torri.
El tenor, Fernando de la Mora, se presentó el día de ayer en Casa Madero de Parras, en el marco del Festival Julio Torri. (Miguel Ángel González)

Parras, Coahuila

Con la gala fina de su voz bella y educada, Fernando de la Mora se presentó la noche de este sábado en los viñedos de Casa Madero, en el pueblo mágico de Parras de la Fuente.

La vinícola Casa Madero abrió sus puertas a los visitantes y al Torri. Casi tres mil personas disfrutaron de esta actividad, casi al concluir el Festival.

Esto en el marco del Festival Internacional de las Artes Julio Torri, y a guisa de despedida de los embajadores invitados a la Expo Aladi, magna reunión de negocios de América Latina celebrada por primera ocasión en el estado de Coahuila.

"Que gusto estar aquí, un lugar que hace muchos años no visitaba. La última vez vine con Lo la Beltrán. Me siento orgullosamente honrado de ser mexicano", dijo al público.

En el repertorio incluyó melodías como "Cuando vuelva a tu lado", "Flores negras", o el romántico bolero "Todo y nada". Y " Cómo fue", coreada por los presentes.

Generoso, de la Mora presentó a los músicos que lo acompañaron, en un escenario sencillo, pero con buen manejo de iluminación. Y luego invitó a todos a bailar en sus sillas con "Frenesí".

Tras un cambio de vestimenta, de negro a blanco, instante en el que los magníficos músicos que acompañaron a de la Mora, volvió por la "Vereda Tropical". La audiencia en tanto también tuvo la oportunidad de degustar copas de vino a precio, de la producción de Casa Madero.

" Una canción hermosa, muy triste pero hermosa: Hay que saber perder", anunció el tenor, considerado uno de los mejores del mundo por su calidad vocal, presencia y dominio del escenario.

Y de nuevo a bailar con "Quién será la que me quiere a mi". La gente seguía llegando a los viñedos. Así mismo, cabe mencionar el denso dispositivo de seguridad montado por elementos de las corporaciones, apoyados por personal de Cruz Roja de Parras.

"Esta la van a cantar todos conmigo", dijo el tenor sonriente al público. Y así fue. Hasta les dijo que que bonito cantaban "Mucho corazón", y "...dar por un querer la vida misma sin morir..."

La fiesta siguió a ritmo de México con el gran mariachi Gama Mil en elegantes trajes negros, que relevaron a de la Mora en lo que volvía a cambiar su ropa por un traje de caporal, para luego salir a cantar "Me cansé de rogarle", y un popurrí mexicano. Aunque hacía frío, al calor del vino y la música muchos de plano se pararon a bailar.

"Bonita" la dedicó a todas las señoras. Y luego de la inspiración del Flaco de Oro "Granada".

Y luego un recorrido por la tan mal valorada música regional mexicana, con clásicos en otro popurrí de caballos, donde la voz potente de de la Mora lució bastante bien.

Posterior, un homenaje al recién fallecido Juan Gabriel con "Amor Eterno". Y una de José Alfredo, la famosa "Paloma negra". "Que privilegio volver a esta tierra de Dios y María Santísima. Que privilegio ser mexicano", para dar paso a "Que bonita es mi tierra", "México lindo y querido" y "Viva México" para cerrar en la alegría de una noche mágica.




cfg