Celebra la Sonora Santanera 60 años entre amigos

La agrupación que encabezan Antonio Méndez y Arturo Ortiz armó gran fiesta en el Auditorio Nacional.

México

Poco más de tres horas bastaron a La Única e Internacional Sonora Santanera para constatar por qué después de seis décadas sigue en el gusto popular, aún cuando continúa siendo imitada por infinidad de agrupaciones.

Por ello a las a las 21: 20 el público que gozó de la fiesta de aniversario salía feliz de la sala del Auditorio Nacional, y en su camino al transporte público o a sus autos comentaba el espectáculo que acababa de disfrutar, tarareaba "La boa", tema con el que había concluido el festejo, o aprovechaba la oferta "llévese el concierto en vivo de la Santanera".

En su mayoría mujeres y hombres canosos que, en más de una ocasión fueron "tocados" por la nostalgia al escuchar "Estoy pensando en ti" o "Hilos de Plata", en las versiones que la sonora ha renovado con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica.

"Ésta modalidad de hacer fusión con la Orquesta Sinfónica para nosotros no es nueva, la venimos haciendo desde hace 9 años, cuando en Costa Rica trabajamos con el maestro Bernardo Quezada, y lo quisimos hacer esta noche que para nosotros es muy especial", dijo uno de los vocalistas de la agrupación.

Y aunque por momentos el público no reconocía las primeras notas del tema que seguía en el programa, lo cierto es que la gente se emocionó por igual con el resultado de la novedosa fusión. Así lo demostró al hacer coros a "El mudo", "Bomboro quiña, quiña" y bailar al ritmo de "Yolanda", pues en cuanto se escuchó la melodía, los invitados abandonaron sus lugares y aquello se transformó en salón de baile.

Y ya en confianza, las peticiones se empezaron a escuchar, y los músicos complacieron a sus fieles seguidores que ya habían suspirado con "Mi razón" y "Urge", también ya habían bailado con "Tita, Tita", y ahora demandaban su clásica "Luces de Nueva York".

Un receso de 20 minutos interrumpió el baile y dio secuencia a la noche de fiesta, en la que la Orquesta Sinfónica cedió su lugar a otros invitados de la Santanera. Julio Camejo fue el primero en entrar a escena y contrastar ampliamente con los músicos anfitriones no solo en su calidad musical, sino también en su improvisado y desaliñado vestuario.

Laura Zapata, Rocío Banquells y Ana Victoria también tuvieron su momento para unir sus voces con los anfitriones en "Negra pena", "Corazón de acero" y "Tu voz", respectivamente. Pandora hizo lo propio con "!Qué bello! Y contagió al público de su ánimo y buena vibra.

Anenka y Paloma Villa recibieron la oportunidad de compartir escena con la agrupación, incluso la primera recibió de manos de Carmen Salinas un reconocimiento de los festejados.

Y tras las presentaciones que hizo Jaime Almeida, conductor de la velada, de todos los invitados especiales, la Santanera se volvió a quedar con quien ha sido su compañera por 60 años; y la fiesta siguió muy guapachosa con "Burundanga". "El negrito del batey" y "Orangután" que interpretaron a petición de María Victoria, quien en la zona preferencial llevaba el ritmo de todos los temas, como también lo hacía Gualberto Castro y la abuelita de Laura Zapata, apenas un par de filas atrás.

Para entonces, el reloj ya había rebasado las tres horas desde que Paloma Villa había salido p ara abrir la fiesta con su canto; sin embargo, los elegantes músicos que ya habían cambiado su smoking negro por uno con saco blanco todavía tenían energía para seguir y lo hicieron con otro de sus clásicos "La boa", que también sirvió para enmarcar su exitosa despedida.