Todavía la mueve

Durante un poco más de hora y media, el intérprete de 58 años de edad demostró el vigor que mantiene, pese al paso de los años.

Monterrey

Con un show en el que recordó viejas épocas, Emmanuel se presentó en Monterrey.

El ídolo pop de los ochenta actuó la noche del sábado frente a miles de seguidores que acudieron a verlo en el Auditorio Cumbres.

Durante un poco más de hora y media, el intérprete de 58 años de edad demostró el vigor que mantiene, pese al paso de los años.

Cuando las manecillas del reloj marcaron las 22:30, el artista mexicano apareció en el escenario ataviado en un saco de gamuza color púrpura; rodeado de 12 músicos y sus coristas, el tema "Corazón de melao" fue su carta de presentación para la velada.

Emmanuel, quien se mostró indiferente ante la emoción y piropos que le demostraban sus admiradores, aprovechó sus mejores canciones para realizar esos pasos de baile con los que conquista al público.

"Bienvenidos, buenas noches, espero que se diviertan mucho, que no se sienten mucho y que bailen mucho", dijo el artista a los asistentes, quienes en más de una ocasión abandonaron sus asientos para bailar algunas de las canciones que recetó Em­manuel durante la noche.

"Tengo", "Seguía lloviendo afuera", "Pobre diablo", "Quiero dormir cansando", "Detenedla ya" y "Bella señora", continuaron en el repertorio del artista, quien antes de su aparición en el escenario presentó durante 10 minutos un intro en vivo con batucada.

"Papacito" o "Eres único", fueron algunos de los piropos que reci­bió el artistas, quien se limitó a sonreír y hacer pausas entre las ovaciones del público, además de tomar algunas rosas rojas que le obsequiaron sus fans.

Bajo una gran producción de luces y una pantalla de LED gigante al fondo del escenario, el cantante además complació a sus admiradores con temas como "Este terco corazón" o "La chica de humo".