Tormenta interfiere con primer día del Corona

Solo el proyecto SBTRKT pudo regresar para concluir su presentación; sin embargo, debido a los inconvenientes, el público comenzó a abandonar el festival.

México

La música y el buen ambiente entre jóvenes que imperó durante la quinta edición del festival Corona Capital tuvo como enemigo una intensa lluvia que apagó los ánimos en su recta final del primer día de actividades.

Y es que ayer a las 22:00 horas alrededor de 85 mil personas (según organizadores) atestiguaron una tormenta eléctrica que provocó la suspensión indefinida de actividades de los cuatro escenarios en donde se presentaban agrupaciones internacionales.

Jack White, MGMT, The Horrors, los platillos fuertes de la noche, fueron pospuestos  por motivos de seguridad. Massive Attack, una de las bandas estelares, a media presentación tuvo que bajar del escenario.

Por medio de altavoces, el personal anunció la suspensión de los conciertos y recomendaron a la gente no resguardarse en árboles o estructuras metálicas. Impermeables y chamarras predominaron en todo el lugar.

El dj Zedd fue el último que pudo terminar su set completo, el cual estuvo cargado de hits y lásers multicolor. Antes Weezer en el escenario Doritos apareció para complacer a los presentes con sus frases en español y con una playera de los tiburones rojos de Veracruz que se puso al final.

Con Little Dragon hubo un poco menos de lluvia y se presentaron sin problemas desde las 19:10 horas. “Please Turn”, “Killing Me” y “Pretty Girls” fueron algunos temas que eligieron para su concierto.

“Klapp Klapp” tema icónico, fue con el que se despidieron de sus fanáticos, que soportaron cada gota que caía en esos momentos sobre al Autódromo Hermanos Rodríguez.

Hasta el cierre de esta edición, solo el proyecto SBTRKT regresó para tocar en la Carpa Claro Música Bizco Club. Sin embargo, una gran cantidad de asistentes decidió abandonar el festival ante los inconvenientes del clima.

No obstante, el primer día de la quinta edición del festival Corona Capital comenzó ante un sol radiante y cientos de personas que comenzaron a llegar poco a poco.

Deafheaven, originarios de San Francisco, fue la primera agrupación que tomó el escenario principal Corona para hacer vibrar al público que veía con atención su mezcla de black metal con shoegaze.

Por otra parte, la danesa MØ, quien inauguró el escenario Doritos, tuvo algunas complicaciones al inicio de su show, debido a que la computadora con la que dirigía su electro pop no funcionaba; sin embargo, regresó para conquistar a los presentes. Más tarde, Cults tocó temas de su disco Static, mientras que Sean Lennon, hijo de John Lennon y Yoko Ono, mostró su propuesta musical con su banda The Ghost of a Saber Tooth Tiger.

“Hola amigos, es un honor para nosotros tocar para ustedes, ¡cabrones!”, dijo Sean, quien portó sombrero y lentes en el recital que estuvo cargado de rock melódico.

Tras una hora de actuación, Black Kids, conformado por los hermanos Reggie y Ali Youngblood, encendieron los ánimos con una amplia variedad de temas, que incluyeron un tributo a The Smiths.

Gorras, coronas de flores, sombreros, playeras sin mangas y lentes oscuros abundaron durante la tarde en la que Holy Ghost!, comandados por Alex Frenkel y Nick Millhiser, eligieron “Wait & See” para cerrar con su participación de synth pop que recordó a los años 80.

Al evento, la mayoría llegó con su brazalete Corona, el cual buscó agilizar la entrada de los asistentes y facilitar el método de pago; no obstante, gran cantidad de personas tuvieron problemas con pagar por este medio, debido a que el sistema presentó fallas.