Se funden rock y pop en el Super Bowl

Red Hot Chili Peppers sólo interpretó una canción
Super Bowl XLVIII
Super Bowl XLVIII (REUTERS)

Bruno Mars salió con su batería, tocando, mientras un mar de luces encendió el MetLife estadio del Super Bowl. Un grupo de músicos vestidos de dorado dieron inicio a la primer canción de la noche, “Locked out of heaven”.

De inmediato cambió el ritmo musical y comenzó “Treasure”, y Mars demostró su talento como bailarín en el escenario, de pronto saltaron al escenario los Red Hot Chilli Peppers.

“Give it away, give it away, give it away” cantaba Anthony Kiedis, y el rock cambió de tono la luz del lugar, motas rojas que se movían sin cesar. Bruno Mars y su banda brincaban mientras se unían a los rockeros, y por un momento el rock y el pop se unieron.

De pronto el rojo se volvió azul, “Just the way you are” sonó mientras el cielo se iluminaba con los fuegos artificiales. Los Red Hot Chilli Peppers montaron silencio mientras Bruno Mars hacía suyo el momento con un solo interpretativo.

Al finalizar los aplausos sonaron y todo pareció un destello fugaz, sólo once minutos de concierto que parecieron segundos.