Silvio Rodríguez ofrece una mágica velada

Después de muchos años de ausencia de los escenarios regiomontanos, el cubano supo pagar la deuda a sus fans.
El cantautor era muy esperado por el público que tiene cautivo en La Sultana del Norte.
El cantautor era muy esperado por el público que tiene cautivo en La Sultana del Norte. (Leonel Rocha)

Monterrey

Una noche mágica, que por años los regiomontanos estuvieron esperando, fue la que se disfrutó ayer en el Auditorio Banamex.

Y es que el trovador Silvio Rodríguez cerró su gira de conciertos Mi Última Cita, recibiendo el cariño incondicional de sus admiradores.

Fue alrededor de las 22:13 cuando las luces del auditorio se apagaron para darle  la bienvenida al maestro cubano, quien no necesitó de una majestuosa producción para sentir el cariño de los regiomontanos.

Sin música y nada de acompañamiento entró solo y a pesar que para algunos pasó desapercibido, al percatarse que ya se encontraba en el escenario, la ovación se dejó sentir.

“Una canción de amor está noche”, fue el primer tema que Silvio interpretó a los regios como parte de su gira Mi Última Cita.

“De nuevo, buenas noches Monterrey, no sé cuántos años de por medio, gracias por soportarme ustedes. Son canciones de amor que vengo reuniendo de años. Ojalá y las disfruten”, fueron las primeras palabras que mencionó Silvio ante el público regiomontano, para darle paso al tema “Tu soledad me abriga en la garganta”.

Acompañado de ocho músicos, Silvio demostró que su talento y música hablan por sí solos y no necesita grandes producciones, ni luces robóticas, ni mucho menos pantallas para que el público se rinda a sus pies.

“Tus días del agua”, “Con melodías de adolescentes”, “Mujeres y cartas a Violeta Parra”, fueron parte de la primera parte del recital que fue muy ovacionado.

Cada tema llevaba a los presentes a un mundo alterno, ya fuera al de las letras del intérprete o recuerdos de donde lo escucharon por primera vez, pues para la mayoría de los presentes era la primera vez que lo veían en acción.

“Marinos” se convirtió en el primer tema más ovacionado, sólo bastó el primer requinto de la guitarra para que el público la reconociera y explotara de júbilo.

En la segunda parte del concierto, Silvio dio oportunidad a sus músicos que demostrarán sus dotes en la guitarra dejando a más de uno sorprendido con el tema “Trovarroco”.

Al grito de “Silvio, Silvio”, el cubano regresó al escenario para compartir el tema “Mi unicornio azul”.

“La gota de rocío”, “Quien fuera”, “Qué poco es conocerte”, “Ojalá”, fueron parte del repertorio que se alargó por poco más de dos horas, dejando a los regios con un buen sabor de boca.