Shakira y Santana ponen a bailar al Mundial

Los latinos cerraron las actividades del evento; Milan, hijo de la colombiana, estuvo en la cancha del estadio.

Ciudad de México

La fiesta multicultural y colorida del Mundial que reunió a 32 países en un solo lugar culminó ayer en el emblemático estadio Maracaná con la ceremonia de clausura de Brasil 2014, que tuvo como principales protagonistas a Shakira y Carlos Santana.

La cantante colombiana, quien ya había participado en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, fue la primera que hizo su aparición estelar en el centro de la cancha de futbol previo al partido entre Alemania y Argentina.

Desde el primer momento, la rubia de sonrisa resplandeciente, que para esta ocasión eligió portar un vestido rojo, se apoderó del escenario para cantar “La la la”, junto al brasileño Carlinhos Brown, quien llevaba un penacho de colores blanco y negro.

Shakira y su figura curvilínea, que lució más acentuada que otras veces, acaparó miradas, mientras que su voz fue engalanada con tambores y por decenas de bailarines que se movían al compás de cada acorde.

La estrella pop recorrió el escenario en varias ocasiones con el micrófono en mano y movió sus caderas como acostumbradamente lo hace en sus presentaciones en vivo, que están llenas de ritmo y alegría.    

Tras unos minutos, Shakira culminó su corta actuación para dar paso a la magia de la guitarra de Santana, quien acompañó a Wyclef Jean y Alexandre Pires para ejecutar “Dar Um Jeito”, el himno oficial de la Copa del Mundo 2014.

El mexicano multiganador del Grammy, que este año estrenó su disco Corazón, decidió enfundarse totalmente de negro para la ocasión, a pesar de que el sol resplandecía en esos momentos en Río de Janeiro.

Al principio de su presentación, Santana parecía tener ciertos problemas técnicos, debido a que los rasgueos que el músico hacía a la guitarra no se escuchaban; sin embargo, después de unos segundos se restableció el sonido y contagió de emoción a los asistentes.

Carlos Santana realizó un solo que se escuchó en todo el estadio y le cedió el escenario a Ivete Sangalo, quien interpretó fragmentos de temas como “Domingo eu vou ao Maracana”, “Poeira” y “Explode Coração”.

Para la recta final de la clausura, Shakira, con su pequeño hijo Milan, Santana, Carlinhos Brown, Jean y Pires volvieron a escena para cerrar juntos los últimos minutos de la ceremonia con emotividad.

En redes sociales, el evento de clausura se convirtió en lo más comentado del momento, destacando la actuación de Shakira y la aparición de su primogénito, quien antes de verse en la pantalla se encontraba en las gradas con su padre, el futbolista español Gerard Piqué.

La clausura que duró aproximadamente 15 minutos también tuvo elementos tradicionales del carnaval carioca, por lo que la samba y la batucada se hicieron presentes hasta los últimos momentos.