Sencillos sepultan a los discos

El aumento de las plataformas diseñadas para descargar música ha provocado la disminución en la venta de cd; ahoa la gente paga solo lo que quiere.

México

La manera de escuchar música está cambiando, y así como en los años 80 el cd inició a desplazar al vinil ofreciendo al consumidor funcionalidad, internet es en la actualidad una herramienta inmediata para hacer llegar al cliente las canciones de su elección sin necesidad de pagar por el paquete que contiene un cd.

Sin embargo, el público que consume música digital es distinto al que compra físicos; mientras el álbum Confidencias, de Alejandro Fernández, ocupa el primer lugar en el top ten de ventas de discos en español, ninguno de los temas de dicha producción figura en los 10 primeros lugares de las descargas digitales, donde en su mayoría aparecen temas en inglés.

Y aunque Bruno Mars ocupa el primer sitio en el top de descargas con el tema “Locked Out Heaven”, el disco Unorthodox Jukebox, de donde se desprende dicho sencillo, se ubica en el quinto puesto de ventas físicas.

Además de la canción “El pollito pío”, que se pusó de moda provocando múltiples descargas digitales (se ubica en el sexto lugar del top ten), el único tema en español que aparece en dicho conteo es “El amor manda” (en el séptimo sitio), interpretado por María José para la telenovela de nombre homónimo.

“La exposición en televisión es enorme, eso ayuda muchísimo a empujar la canción. Hoy si te gusta una canción, la compras. Igual dices, ‘no me encanta el artista, pero esa canción me fascina’.  Yo creo que es un 60/40, y el peso de 60 es de la novela”, reconoció.

Por su parte, Leonardo de Lozanne está consciente de que la vida de los discos es cada vez más corta, “ya es más de sencillos, a mí me gusta mucho todo el trabajo del disco, pero por lo visto a las nuevas generaciones ya no. Ya no todo el mundo escucha los discos completos”, dijo.

A pesar de que menos de cuarenta por ciento de la población en México tiene acceso a internet, año con año se registra un incremento en la venta de música en formato digital sobre las ventas en formato físico.

“En diciembre de 2012 nuestra venta física fue de 75 por ciento contra 35 por ciento de venta digital. Creímos que iba a subir alrededor de unos 5 puntos para 2013, pero al cierre de octubre tenemos un crecimiento digital de 21 por ciento más que el año pasado y un decrecimiento de la parte física, lo que quiere decir es que tenemos casi un 50/50 de ventas digitales y ventas físicas”, declaró Gilda González, directora de la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas A.C. (Amprofon).

Uno de los factores que influyen en que el mercado digital no llegue a la cima es la existencia de un público definido que “consume el formato físico: son adultos que rebasan los 35 años”, aseguró González.

La piratería es otro obstáculo para la industria digital, pues las descargas ilegales impiden el desarrollo de plataformas mexicanas, “porque al no tener sistemas de protección sabes que hay una competencia desleal. Los servicios legales, que pagan, tienen que competir contra la gratuidad, y no se puede porque tienes que mantener la plataforma y administrarla, pagar derechos de autor, etc.”, explicó González.

Entre las ventajas de la expansión de la música digital, explica, está que “la música puede llegar a más personas en más partes del mundo, 35 por ciento de lo que vendemos en México es hecho en México. Exportar esta cultura es en lo que estamos trabajando”.   

Claves

Los registros

-Amprofón tiene conocimiento de aproximadamente 60 plataformas mexicanas ilegales de descargas de música, mientras que en regla solamente una está funcionando.

-Las plataformas legales en México actualmente activas son extranjeras, debido a que legislaciones en países como Estados Unidos permiten un control de la piratería.

-El año pasado se contabilizaron aproximadamente 6 mil 600 millones de canciones descargadas de manera ilegal, contra  mil 600 millones de manera legal; un aproximado de 20 por ciento.