Registran declive de música texana tras muerte de Selena

La música que se originó entre la población mexicana-americana del centro y sur de Texas alcanzó su auge a principios de la década de los 90.
La cantante ofreció su último "show" en 1995.
Selena en un concierto en 1995. (Especial)

México

La muerte de Selena, la cantante considerada reina de la música tejana, parece haber arrastrado consigo al género musical que ella ayudó a popularizar.

Su fallecimiento hace 20 años, marcó el inicio del declive de la música tejana, el género musical que se originó entre la población mexicana-americana del centro y sur de Texas, y que alcanzó su auge a principios de la década de los 90.

Si bien Selena sigue siendo popular y permanece en la memoria de millones de sus seguidores, la difusión de la música texana empero se ha reducido ahora a pequeños auditorios con audiencias limitadas.

De acuerdo con especialistas, la muerte de Selena coincidió con una evolución demográfica, que fue la real responsable de que cambiaran los gustos musicales en Texas y el suroeste del país.

Guadalupe San Miguel, historiador de la Universidad de Houston y autor del libro "Orgullo Tejano: Música Tex-Mex en el siglo XX", explicó que la creciente afluencia de inmigrantes mexicanos en los 80 y 90 del siglo pasado incrementó la población hispana de Texas y en el proceso cambió el gusto musical de la entidad.

El gusto por el género tejano fue reemplazando por el norteño regional mexicano, de acuerdo con el investigador. Eso forzó a las estaciones de radio a cambiar su formato de Tejano a Norteño para atender las crecientes filas de aficionados a este estilo musical.

En sus días de gloria, las ondas de radio en Texas estaban repletas con estaciones que reproducían la música tejana, con cantantes como Emilio Navaira, Flaco Jiménez, Bobby Pulido, Little Joe, Pete Astudillo, Jennifer Peña y Chris Pérez, entre otros.

Ahora sólo unas cuantas estaciones de radio, se mantienen en este formato. El lema que utiliza una de ellas, la estación "Súper Tejano 102.1" de McAllen, Texas, parece sintetizar la suerte que ha corrido este genero musical. La 102.1 se identifica como: "Donde la música tejana aún vive".

El gusto por la música norteña creció rápidamente en popularidad entre la población joven hispana en Texas. El sonido era más tradicional que tejano, al no incorporar tendencias musicales estadunidenses e interpretarse exclusivamente en español.

El cierre de estaciones de radio a la música tejana contribuyó a una baja en la venta de discos de este género y en el cierre de los clubes de baile, donde se reproducía esta música.

En sus mejores años, los premios a lo mejor de la música tejana (Tejano Música Awards) eran difundidos en programas especiales de televisión a todo el país, y ahora difícilmente alcanzan un espacio en la prensa.

Actualmente, los intérpretes de esta música se mantienen con presentaciones en pequeños teatros y auditorios y con ventas limitadas de su música a través de la Internet.

La red ha contribuido a mantener el gusto por esta música en determinados mercados, al abrirse estaciones exclusivas que reproducen este género musical.

""La cultura tejana no va a desaparecer, se va a formatear, se va a recalcular y va a volver", aseguró el crítico musical Rubén Castillo, un promotor de la música tejana, en recientes declaraciones al periódico "The San Antonio Express News".

Castillo aseguró que la música tejana no desaparecerá, como ocurrió con la fiebre de la música disco.