Tiene Sam Smith el poder de la música

El cantante obtuvo cuatro Premios Grammy: Canción del Año, Mejor Artista Nuevo, Grabación del Año y Mejor Álbum Vocal Pop; Beck alzó la distinción por Álbum del Año.

México

Durante la entrega número 57 del Grammy, Beck venció a Sam Smith en la categoría de Álbum del Año, pero el intérprete de “Stay With Me” obtuvo cuatro de seis reconocimientos: Canción del Año, Mejor Artista Nuevo, Grabación del Año y Mejor Álbum Vocal Pop: In The Lonely Hour, un resultado fiel a la expectativa de la crítica y del público.

A casi una hora de iniciada la ceremonia, Sam recordó que para este disco intentó bajar de peso, pero no fue hasta que se aceptó “tal como era” que fluyó su carrera musical, “gracias por aceptarme como soy, gracias por hacer esta noche especial”.

El año pasado el sonido electrónico de Daft Punk dominó la categoría de Álbum del Año, para esta edición, Beck dejó sin oportunidades a Beyoncé y Pharrell Williams. Beck también obtuvo el Grammy al Mejor Álbum Rock por Morning Phase.

El Grammy dio prioridad a los segmentos musicales; de hecho la velada inició con el derroche de energía de AC/DC, que hizo vibrar al público del Staples Center de Los Ángeles, con el sonido de “Rock of Bust” y “Highway to hell”.

La fiesta se iluminó con Ariana Grande, con el tema “Just a little bit of your” y Kanye West, con “Only One”.

Minutos después, Pharrell Williams recibió el premio a la Mejor Interpretación Solista Pop, por el tema “Happy”, creado para la cinta animada Mi villano favorito 2 y Beyoncé obtuvo el reconocimiento al Mejor Performance R&B, por “Drunk in love”.

Con un aplauso de pie, Madonna demostró que mantiene la corona de la Reina del pop, al ofrecer un show de tauromaquia”.

El poder de la música también llegó con los duetos de Adam Levine y Gwen Stefani, y de Annie Lennox y Hozier. El turno de Pharrell Williams apareció con “Happy”; en un terreno más clásico, Lady Gaga y Tony Bennett conquistaron con “Cheek to cheek”, y en honor a Stevie Wonder, Usher subió al escenario para ofrecer “If It’s Magic”.

“Four Five Seconds”, la nueva canción de Rihanna, puso de pie al público, con colaboración del ex Beatle, Paul McCartney, y Kanye West. El country de Eric Church llegó con la canción “Give Me Back My Hometown”, y Brandy Clarck entregó “Hold My Hand”. La noche cerró con Beyoncé y la esperada intervención de John Legend  y Common con “Glory”, composición que forma parte de la banda sonora de Selma, nominado al Oscar.

Contra la violencia

El presidente Barack Obama envió un mensaje al público, a fin de evitar la violencia doméstica: “Los artistas tienen un poder inigualable para cambiar mentes y actitudes, todos tenemos el poder, únanse a la campaña para poner fin a la violencia contra la mujer, a los artistas del Grammy les invito a que inviten a sus fans a sumarse”, dijo.

Luego del testimonio que ofreció Bruke, sobreviviente de violencia domestica, Katy Perry subió al escenario para conquistar con el tema “By the grace of God”.