Romeo lo hace otra vez

El cantante regresó anoche a Monterrey para confirmar su nombramiento como el Rey de la Bachata.

Monterrey

La bachata de Romeo Santos transformó a la Arena Monterrey en una candente pista de baile.

A casi cinco meses desde su última vez en nuestra ciudad, el cantante regresó para confirmar su nombramiento como “Rey de la Bachata” moderna al encender el ánimo de miles que abarrotaron el recinto.

Con poco más de media hora de retraso, Romeo apareció en su enorme trono color dorado enloqueciendo a las mujeres que se deshicieron en piropos y gritos para el artista.

Vistiendo pantalón y chamarra en color negro, que al paso de los minutos arrojó al público, el ex vocalista del grupo Aventura inició la velada con “Inocente”, tema que fue coreado de principio a fin dando paso a un cañón de éxitos entre los que destacaron “Amigo”, “Por un minuto” y “Loco”, este último que hiciera famosos junto a Enrique Iglesias.

“Hoy vamos a hacer un poquito de todo, no sean malpensados, musicalmente hablando. Vamos a tener los clásicos, las que ustedes conocen, las de ‘Fórmula Volumen 1’ y ‘Fórmula Volumen 2’”, adelantó el intérprete bachatero que en todo momento interactuó de manera simpática con el público.

Acompañado por un numeroso grupo de músicos y una corista, Romeo Santos contagió de su ritmo, al punto de que una gran cantidad de parejas bailaban ya fuera en la zona de cancha o bien desde sus asientos.
“Cancioncitas de amor”, “Su veneno”, “Promise” e “Infieles” continuaron dentro del repertorio que a diferencia de su última cita en Monterrey fue completamente distinto. No así la escenografía o la pantalla gigante colocada al fondo del escenario que constantemente proyectaba las iniciales de su nombre.

“Noche de sexo” terminó de elevar la temperatura de los asistentes, que por unos minutos cambiaron el cadencioso ritmo de la bachata por el ajetreo del reggaetón.

Tras una breve pausa en la que sus músicos interpretaron un tema del recuero de los extintos Pimpinela, Romeo regresó con otro vestuario que enloqueció a las damas, pues dejaba al descubierto sus solicitados brazos.

La última parte de este masivo baile bachatero llegó con la letra de “Mi santa”, “Odio”, “Eres mía” y “Propuesta indecente”, este último convirtiéndose en el tema más esperado de la noche.
Así, con su voz de niño y su encanto de adulto, Romeo Santos levantó su cetro en señal de otra victoria ganada en suelo regiomontano.

:DATOS

UNA NOCHE MOVIDA

Recibió un sinfín de piropos.

Bromeó con algunas expresiones mexicanas como “cabr...”

Lo acompañaron 12 músicos y 1 corista.

2 cambios de vestuario.

Realizó movimientos sensuales con el pedestal dorado de su micrófono.