Recuerda Roger Hodgson el universo de Supertramp

El artista ofreció una presentación llena de recuerdos del grupo británico, al poner fin a su gura por España.
El músico presentó un concierto lleno de recuerdos.
El músico presentó un concierto lleno de recuerdos. (EFE)

Peralada

El músico Roger Hodgson, que fue cantante y uno de los compositores de la mística banda Supertramp, actuó hoy en el Festival de Peralada (nordeste de España), donde transportó al público a aquella atmósfera de armonías que más de una generación hicieron suyas.

Hodgson, después de actuar en Mallorca y Marbella, puso el punto final a su gira en Cataluña, donde interpretó himnos como "Breakfast in America", "The logical song" o "Fool's overture' en un espacio íntimo que invitaba a cerrar los ojos y recordar momentos personales que tuvieron ese hilo musical de fondo.

El protagonista de la noche en Peralada ofreció este concierto apenas unos días después de que el otro líder del grupo, Rick Davies, que mantiene para su formación el nombre de Supertramp, anunciase la cancelación de la gira que protagonizaba por problemas de salud.

Roger Hodgson demostró desde el escenario que, pese a su marcha en 1983 de la banda con la que alcanzó el éxito, él sigue formando parte de aquella leyenda y que necesita apenas un par de acordes para que todo el mundo identifique con ella su música y su voz.

Hodgson, a sus 65 años, está en plena forma y el público de Peralada tuvo la oportunidad de disfrutar de una actuación redonda, en la que el protagonista demostró la experiencia acumulada a lo largo de 30 años.

Asistir a este concierto fue también contemplar un repaso a parte de la música más influyente de las últimas décadas de la mano de un virtuoso que vivió aquellos primeros años de jugar con nuevos sonidos pero que también ha ganado en solidez con el paso del tiempo.

Los seguidores de Hodgson conocen el universo Supertramp, aunque permanezcan a generaciones distintas, y el repertorio de esta noche contentó a todos los asistentes, con 'Dreamer como uno de los puntos de inflexión de la noche.

Hodgson, que hizo constantes guiños a España, escogió el mejor cierre posible con "It's Raining Again', una forma de bromear sobre la lluvia que retrasó el concierto algo más de media hora, pero también de dejar el escenario con todo el público puesto en pie.