Robbie Williams luce en Rock in Río Lisboa

De todos los previstos en el programa de la capital lusa, "el mejor soy yo", advertía Williams a los periodistas antes de subirse al escenario.

Lisboa

Impecablemente vestido, de frac y con guante blanco, el artista de pop británico, Robbie Williams, no defraudó a los alrededor de 60 mil seguidores que siguieron su concierto de apertura del Rock in Río de Lisboa.

Ha sido más de una hora de actuación en el Palco Mundo del festival, el reservado a las cabezas de cartel del certamen que se celebra en el parque Bela Vista de la capital lisboeta, bautizado ya como "la ciudad del rock".

Exitos de toda la vida, como los míticos "Angel" o "Feel", no defraudaron a los incondicionales y a las fans más eufóricas del carismático, Robert Peter "Robbie" Williams, algunas de ellas portando carteles en los que podía leerse "hazte una 'selfie' con nosotras" o "yo crecí contigo".

Pero el momento más intenso de espectáculo se produjo cuando interpretó el "We Will Rock You", de la inolvidable banda de rock Queen.

A sus 40 años y a unos meses de ser padre por segunda vez, el durante un tiempo conocido como 'niño malo' ha vendido más de 70 millones de álbumes en todo el mundo a lo largo de una prolífica carrera.

Su exitosa trayectoria se fraguó con el popular grupo de pop británico Take That en 1990, junto a Mark Owen, Howard Donald, Jason Orange y Gary Barlow.

Desde entonces, no ha dejado de cosechar éxitos. En noviembre de 2013, Robbie Williams sacó al mercado su noveno álbum, "Swings Both Ways", un trabajo que alcanzó de inmediato el número uno de las listas de ventas británicas.

Con él, el espectáculo está asegurado, tal y como dijo antes de dar el pistoletazo de salida a la fiesta de la música en una noche que ahora continúa con Ivete Sangalo, la única artista brasileña que ha estado en todas las ediciones del Rock in Río Lisboa y que, una vez más, ha atraído a esta cita a numerosos compatriotas.

"Una diva", "una musa", "no se puede describir" o "la más grande", son algunos de los piropos que las fans de la artista brasileña le lanzaron ante los medios lusos antes de iniciar el concierto.

La fiesta no ha hecho más que comenzar. Además de esta jornada, la sexta edición de Rock in Río Lisboa, -ya que se celebra cada dos años desde 2004-, tiene conciertos programados para los próximos 29, 30, 31 de mayo y 1 de junio.

El concierto más esperado, con las entradas agotadas desde hace tiempo, es el del día 29, el de la mítica banda de rock, The Rolling Stones.

Al día siguiente, y manteniendo la onda rock, el festival volverá a sonar a lo grande con los estadounidenses Linkin Park, una de las bandas más solicitadas y seguidas en la web oficial del evento.

El 31, en cabeza de cartel estará la banda canadiense Arcade Fire, que actuará por primera vez en Rock in Río.

Y como colofón, el día 1 de junio, el festival presentará a otra gran estrella de esta edición en Portugal, el estadounidense Justin Timberlake.

Es una actuación que promete, teniendo en cuenta que su concierto fue considerado como el mejor de Rock in Río Brasil 2013, que congregó a cerca de 85 mil personas en la capital brasileña.

De todos los previstos en el programa de la capital lusa, "el mejor soy yo", advertía Robbie Williams a los periodistas antes de subirse al escenario.

Al margen de su opinión personal, lo que sí está claro para todos es que el festival cuenta con un cartel de lujo e "imbatible", como lo calificó, en una entrevista a EFE, la vicepresidenta del certamen e hija del fundador, Roberta Medida.

Es solo comparable, dijo, al de la primera edición cuando, recuerda, los Queen actuaron ante 300 mil personas en Río de Janeiro.