ENTREVISTA | POR VERÓNICA MAZA BUSTAMANTE

Las Pastillas del Abuelo Banda de rock

Después de girar por Uruguay, Paraguay y Chile, una de las bandas más importantes de la Argentina actual se presentó en México para demostrar por qué tiene un millón de seguidores en Facebook y casi cien mil en Twitter con tan solo cinco discos editados.

“Recuperamos la inocencia en México”

Las Pastillas del Abuelo
Las Pastillas del Abuelo (Especial)

México

Las Pastillas del Abuelo es una popular banda en Argentina que comienza de cero en México porque quiere abrirse camino aquí, donde cada día tiene más seguidores.


Durante su gira de promoción, en la que ofrecieron conciertos en diferentes ciudades, Piti (voz), Ale (teclado y coros) y Santiago (bajo), la mitad de los integrantes de Pastillas —que también integran Diego, Joel, Juan y Fernando— charlaron con nosotros sobre sus planes a futuro.


¿Cómo fue el paso de Crisis, su tercer disco, a Desafíos, el quinto y actual?


PitiCrisis es un disco introspectivo, con preguntas en primera persona, que maneja la dualidad: el fuego y el agua, el hombre y la mujer. Pero la vida es una sucesión de ciclos, las preguntas se responden y surge otra serie de interrogantes. Tres años transcurrieron entre Crisis y Desafíos; en ese tiempo cada uno respondió sus preguntas. Justo ahora, a dos años de hacer Desafíos, estaría alerta de que apareciera una nueva crisis, que surjan de nuevo las dualidades, porque hay que correr los límites, salir de la zona de confort. Lo más fácil sería no preguntarse nada, pero eso es imposible.


Ale: Una de las características de Pastillas es que cada proyecto nos lleva a empezar de cero. Tuvimos Versiones, el cuarto álbum, con el que le mostramos a la gente una sonoridad acústica.Desafíos es más rockero.


Ustedes suelen están en permanente cambio, a nivel musical, letrístico e innovando con proyectos multidisciplinarios…


Piti: Nuestro primer disco es como una gran bolsa de mujer, donde está todo mezclado. Hay candombe, rock, rioplatense, reggae… en el último disco decimos “lo que permanece siempre es el cambio”, porque es inevitable. En Argentina haremos un proyecto superambicioso que no creo que podamos trasladar siquiera a las provincias de nuestro país. Es una ópera-rock sobre la historia de Ringo Bonavena, un boxeador muy famoso allá, que llegó a pelear con Muhammad Ali. Lo llevaremos al teatro ciego, a oscuras. Con eso, Pastillas demostramos que la creación y el arte es lo que nos motiva.


Santiago: La gente que se encargará del teatro ciego es mucha y sería una coproducción, por eso es difícil trasladarlo a otras ciudades. Pero nos entusiasma mucho poder hacerlo en Buenos Aires.


¿Y después de la ópera-rock grabarán nuevo disco?


Piti: Sí. Estamos pensando que podría llamarse Contradicciones, porque “crisis” y “desafíos” parecen ser palabras contradictorias. Eso nos deja margen para el siguiente, que seríaCongruencias. Así que ya tenemos la saga de aquí a cinco años más.


Ale: Y después repetimos: Crisis IIDesafíos IIContradicciones II… ¡tendríamos muchos discos sin hacer, pero ya con nombre, che!


Justo como la vida y sus ciclos. Cuando crees que ya llegaste al puerto deseado, descubres que regresaste al inicio. Con ustedes fundaré mi corriente del psicoanálisis musical “Dígalo cantando”.


Piti¡Dios mío, lo que va a salir de ahí!


SantiagoA mucha gente se le disparan cosas escuchando nuestros temas, se sienten identificados, reflexionan.


PitiLas palabras, que suelen generar conceptos, tienen diferentes interpretaciones, porque cada uno se las da de acuerdo a su experiencia, pero los conceptos tienen fecha de caducidad. Algunas de nuestras canciones ya no las sentimos igual aunque las tenemos que cantar igual. A veces ya no pienso lo mismo que antes. Es muy loco lo que se vive arriba del escenario: puedes cantar algo muy profundo, un ideal que tenías o un deseo que ya no está en tu vida actual. Y ves a los adolescentes, eufóricos, asumiéndolo. Tal vez años después te vuelves a encontrar en el eje y vuelves a cantar lo que vives.


Y entonces sacas Congruencias


Piti: Entendiste todo el proceso y el negocio. Además de tu psicoanálisis musical ya puedes tener tu banda.


¿Es un desafío tocar algo que no sientes para un público que sí lo hace?


Piti: La libertad no es lo mismo para mí que para un chico que está en un penal. Afuera hay más presos de las circunstancias, que no tienen trabajo, opciones. Es bueno que cada escucha sea responsable de sus vivencias y las aplique a nuestras canciones. Eso nos relaja: saber que cada quien hará su trabajo.


Entre aquellos días en que tocaban en su barrio y el día de hoy, de gira por Latinoamérica, ¿han perdido la inocencia?


Piti: En Argentina empezamos a buscar prudencia, porque hay más gente, más contactos, más seguidores. Hay que ponerse límites para poder manejar los tiempos, darle espacio a la familia. Aquí en México es diferente.


Alex: Regresamos a aquellos días en que teníamos una convocatoria menor, tocábamos en espacios más chicos; estamos dándonos a conocer, tenemos una energía similar a la de los primeros shows.


Santiago: Venimos a México a recuperar la inocencia.