Provoca CD9 euforia adolescente

La "boyband" tuvo una gran recepción anoche en su presentación en el Auditorio Nacional, aun cuando recurrieron a éxitos de otros artistas para integrar su repertorio.
CD9 presentó lo mejor de su repertorio musical en el Auditorio Nacional.
CD9 presentó lo mejor de su repertorio musical en el Auditorio Nacional. (Édgar Negrete)

México

Las voces de miles de adolescentes se unieron en un grito ensordecedor para recibir a CD9 en el Auditorio Nacional con su The party tour.

Las porras dedicadas a la boyband se escuchaban en el recinto, incluso antes de su salida al escenario y las imágenes previas, proyectadas en las pantallas, elevaban al máximo la adrenalina de las coders, como se hacen llamar sus fans.

En punto de las 21:00 horas Jos, Alonso, Freddy, Alan y Bryan comenzaron con el show sobre una plataforma que se elevó del subsuelo mientras sonaban los acordes de “Nuestro secreto”.

Camisa blanca, moño en el cuello y tirantes sosteniendo sus jeans fue mezcla suficiente para acelerar el ritmo cardiaco de las fans que no paraban de elogiar al quinteto que se limitó a sonreír y dejarse observar.

“Sean bienvenidos todos a la fiesta más grande del mundo, gracias por seguir siendo nuestro secreto”, fueron las primeras palabras de Jos.

Los anfitriones continuaron con “Bella”, “Química en común” y “Muy bien”, temas incluidos en su material homónimo, y el único en su carrera, que los ha hecho acreedores a tal popularidad que al mes de su lanzamiento, obtuvo disco de oro por más de 30 mil copias vendidas.

“Todo el concierto queremos escuchar a la gente de hasta arriba. Esta es una noche muy especial y nos da mucho gusto saber que tenemos tantas novias tan guapas”, dijo Alan consiguiendo que los presentes, en su mayoría niñas de entre 7 y 15 años, saltaran a su ritmo.

Tras explicar que deseaban complacer también a las mamás que acompañaron a sus hijas al concierto, la agrupación se dispuso a entonar un popurrí que incluyó “Amante bandido”, de Miguel Bosé; “Escapar”, de Enrique Iglesias, y “Vuelve”, de Ricky Martin.

Siguió el turno a “Me equivoqué” uno de sus sencillos promocionales que logró posicionarse en los primeros lugares de audiencia en la radio nacional y que fue el más coreado por la multitud de adolescentes.

A las niñas no les era suficiente con acabarse la voz en cada tema, pues las más cercanas luchaban porque sus ídolos voltearan a verlas y llamaban su atención a través de pancartas con frases de amor y gritando con desesperación.

Pese a que el programa indicaba solo 16 temas en el repertorio planeado para la velada, el espectáculo se alargó gracias a que la banda regaló a sus fans vídeos que los mostraban en backstage y en actividades de su vida cotidiana.

“Yo no tengo otra banda favorita. Ellos me han ayudado a entender muchas cosas como la primera vez que sientes amor por alguien y cómo demostrárselo”, dijo Angélica, una pequeña de 12 años que se esmeró en sus estudios para que sus padres le compraran las entradas al concierto.

Una breve pausa y el quinteto apareció con un nuevo cambio de ropa: playeras blancas y petos de mezclilla para disponerse a realizar su mejor interpretación en un popurrí de éxitos de bandas juveniles. 

El ambiente

Los artículos más vendidos a las afueras del Auditorio fueron gorras y playeras con el logo de la agrupación.

El escenario era confirmado de dos niveles por los que la banda corría con desenvoltura.

Una batería y un teclado acompañaron al quinteto en la primera de las dos presentaciones en el foro de Reforma.